Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las carreras de humanidades y ciencias experimentales copan las plazas libres

50.000 alumnos han realizado la selectividad en la convocatoria de septiembre

Unos 50.000 alumnos están pendientes estos días de su futuro académico. La mayoría se examinaron la semana pasada de la prueba de selectividad de septiembre, aunque los del País Vasco lo hicieron en julio, y los catalanes, a principio de mes. El año pasado aprobó el 63% en esta convocatoria.

Los estudiantes que superen la selectividad en esta ronda (en junio aprobó en torno al 87%) sólo podrán matricularse en las carreras que ofertan las universidades públicas donde todavía quedan plazas. En la mayoría de las privadas no suele haber límite de nota para el acceso.

La oferta en las universidades públicas más grandes se concentra en la mayor parte de las filologías, Filosofía, Derecho, Historia, Geología, Matemáticas, Física y Química, en determinadas especialidades de maestro y en algunas ingenierías. Así se desprende de un muestreo realizado por este periódico entre algunas de las universidades con datos disponibles sobre las plazas vacantes en septiembre (Universidad Complutense, de Barcelona, de Santiago, Politécnica de Madrid, Autónoma de Madrid y Autónoma de Barcelona).

Poco demandados

En estas carreras existen plazas libres en estas fechas por dos motivos: bien son estudios poco demandados o bien se ofertan en casi todas las universidades, como ocurre en el caso de Derecho o Química, por lo que la demanda de plazas no llega a cubrir la oferta.

En los últimos años, las universidades han tendido a diversificar el abanico de sus titulaciones más tradicionales. Por ejemplo, Derecho se ha ramificado en otras disciplinas como Derecho-Administración de Empresas o Derecho-Ciencias Políticas, por lo que muchos jóvenes, potenciales alumnos de la carrera clásica optan ahora por este tipo de estudios combinados.

Hay en cambio otras carreras, como Matemáticas o Físicas, que vienen sufriendo una caída de la demanda desde hace un lustro. "Son estudios duros y los jóvenes prefieren decantarse hacia titulaciones más aplicadas, como pueden ser las ingenierías, Ciencias Ambientales o Ciencia de los Alimentos", señala la vicerrectora de Estudiantes de la Universidad Autónoma de Madrid, Paloma Calle Díez.

Han caído también en los últimos años las peticiones en Telecomunicaciones, pero se ha mantenido

la altísima demanda en todas las carreras de ciencias de la salud, Periodismo, Comunicación Audiovisual, Traducción o Interpretación.

Carreras como Psicología, Pedagogía o Educación Social son, en cambio, algunas de las más demandadas en la Universidad de Valencia, según su vicerrector de Estudios, Antonio Ariño.

En todos estos estudios, tan solicitados, es casi imposible conseguir una plaza en una universidad pública en septiembre. En estos casos, cuenta Paloma Calle, muchos alumnos se matriculan en una titulación afín para poder convalidar sus asignaturas al curso siguiente. "Por ejemplo, si quieren hacer una ingeniería pueden cursar Físicas, donde van a tener muchas materias en común. Lo mismo ocurre con Traducción e Interpretación y Filología Inglesa", señala la vicerrectora de Estudiantes de la Autónoma de Madrid.

Los más vocacionales, como aquellos alumnos que quieren estudiar Medicina o Arquitectura, suelen optar por presentarse nuevamente a selectividad con la intención de subir nota, asegura el vicerrector de Estudiantes de la Universidad de Barcelona, Joan Guardia. En este centro,

el 78% de las titulaciones agota las plazas en la matrícula de junio, mientras que el

85% de los estudiantes consigue cursar la carrera que han seleccionado como primera preferencia.

En cuanto a las ingenierías, en la Universidad Politécnica de Madrid la carreras con plazas disponibles en septiembre son la mayoría técnicas (Técnico Agrícola, Forestal, Informática de Gestión, Obras Públicas, Topografía, Industrial, o Minas). Sin embargo, quedan también plazas vacantes en ingenierías superiores como Agrónomo, Geólogo, Informática, Minas, Montes y Naval.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de septiembre de 2004