LA POLÍTICA INTERNACIONAL DEL GOBIERNO

Rajoy censura a Zapatero por defender poco los fondos europeos

El líder del PP criticó la cumbre en Moncloa antes de que comenzara

Horas antes de que comenzara la reunión en La Moncloa entre el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero; el presidente francés, Jacques Chirac, y el canciller alemán, Gerhard Schröder, el líder del PP, Mariano Rajoy, pronosticó que iba a tratarse de una "relación de buena vecindad" en lugar de plantear "una agenda seria". En concreto, Rajoy reclamó al presidente que se asegure los fondos europeos y las ayudas agrícolas para España, "gracias a esa posición central en Europa que dice haber recuperado".

En una suerte de conferencia de prensa preventiva, Rajoy pronosticó que en la cumbre entre Zapatero, Chirac y Schröder en La Moncloa no se iban a tratar "asuntos muy importantes de la agenda europea". Rajoy enumeró cinco:

- Las perspectivas financieras, es decir, los fondos estructurales que reciben determinadas comunidades autónomas españolas por tener una renta inferior a la media europea. Esos fondos han servido, sobre todo, para financiar infraestructuras. Ahora deben empezar a negociarse las denominadas perspectivas financieras para el periodo 2007-2013 y es difícil que se mantenga el mismo nivel de fondos estructurales porque los nuevos países de la ampliación son menos ricos que España. Rajoy destacó que en el periodo 1999-2006, España recibirá "más de nueve billones de las antiguas pesetas en fondos estructurales".

- El fondo de cohesión, que España logró en la cumbre de Edimburgo de 1992 durante el último Gobierno de Felipe González. En aquella fecha, Aznar tildó a González de "pedigüeño". Rajoy reclamó ayer al Gobierno que negocie un "periodo transitorio" para ese fondo, que ya no tendría que recibir España pues, con la ampliación, no es de los países menos ricos de la UE.

- El presupuesto de la Unión: el PP pide al Gobierno que exija que llegue al 1,27% del PIB comunitario. Se trata de que haya dinero suficiente para pagar todos esos fondos. Alemania y Francia son los países contribuyentes netos a la UE, y Rajoy pidió a Zapatero que les reclamara su respaldo a este asunto apoyándose en "su nueva relación".

- Las ayudas a la agricultura y la pesca. Rajoy se mofó de la primera negociación que el Gobierno de Zapatero tuvo en Bruselas, con el cierre de las denominadas OCM del aceite y el algodón. Ahora, enfatizó, hay que negociar las OCM del azucar, el vino, y las frutas y hortalizas. Para ello, pidió al presidente que recabe el apoyo de Francia y Alemania. Y que, además, les pida "que dejen de poner obstáculos a los transportistas españoles" en sus carreteras. Según el PP, esas trabas incluyen "un aumento de los peajes en Francia y Alemania para los camiones de países terceros y una regulación más estricta del descanso que deben cumplir los transportistas".

- Astilleros: Rajoy espetó al presidente que durante los ocho años de Gobiernos del PP "no se perdió ni un sólo puesto de trabajo en los astilleros" y le sugirió que logre en la UE "el mismo trato conseguido por Francia".

- Terrorismo e inmigración: Son dos reclamaciones sistemáticas del PP, también cuando estaba en el Gobierno: "Que la lucha antiterrorista sea prioritaria" y que "haya una política común en la UE sobre inmigración".

Rajoy avanzó que si el presidente negociaba estas cuestiones con Chirac y Schöder tendría todo su apoyo. Y, si no, que consideraría "palabras vacías" que el presidente "se jacte de haber vuelto al corazón de Europa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 13 de septiembre de 2004.

Lo más visto en...

Top 50