Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los médicos holandeses deben informar al fiscal de los casos de eutanasia infantil

La Fiscalía General del Estado holandés ha recordado a los médicos que tienen la obligación de informar al ministerio público de los casos de eutanasia aplicada a los enfermos que no hayan expresado su voluntad de morir, en especial bebés, minusválidos y enfermos mentales.

Los fiscales han respondido así a una nota remitida por el Colegio de Médicos al ministerio de Sanidad donde se pedía la ampliación de la labor de las comisiones investigadoras que analizan las eutanasias para este tipo de situaciones. La legislación vigente impone penas de hasta 12 años de cárcel si el facultativo no se asegura de los deseos del enfermo, consulta después con la familia y con otro colega. Como no contempla el caso de los que "no tienen voz" ante sus padecimientos, la asociación médica quería facilitar la labor de sus miembros para que no sean condenados por asesinato si ponen fin de manera activa a uno de estos pacientes.

Según los fiscales, la profesión médica no debe tenerles miedo si actúan honestamente. De todos modos, mientras la ley no sea ampliada, iniciativas como la del Hospital Universitario de Groningen, al norte del país, que ha elaborado un protocolo interno para abordar la eutanasia de bebés con malformaciones congénitas incurables o menores de corta edad sin posibilidades de sobrevivir, carecen de fuerza legal.

El protocolo indica que la demanda de los padres debe ser reiterada y consciente. Como ya sucede con los adultos, el médico tiene que asegurarse luego de que el paciente está desahuciado y su sufrimiento es insoportable. La consulta con un colega para pedir una segunda opinión es también obligada. Pero todo ello no les exime de informar a la fiscalía y arriesgarse a ser procesados.

Protocolo de Groningen

"El protocolo de Groningen no cambia nada. Fue elaborado hace casi un año y ahora lo han presentado a la fiscalía. El hospital esperaba poder evitar así el trámite de informar a los fiscales, pero es imposible. La ley de la eutanasia no incluye estos casos y hay que seguir dando parte", señalan portavoces de Sanidad.

Holanda lleva más una década debatiendo este aspecto de la eutanasia, y tanto Sanidad como Justicia esperan presentar una propuesta de ampliación para el próximo año. En estos momentos, la ley la permite a partir de los 16 años. Entre 12 y 16 años, el menor enfermo no tiene la última palabra sino sus familiares. Según la Fundación Dilema, que apoya a los padres de recién nacidos sin futuro viable o con malformaciones que les causarán la muerte en poco tiempo, por lo menos dos de las familias que les consultaron pusieron fin al sufrimiento de sus hijos ante el vacío legal

.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de septiembre de 2004