Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rato elogia la gestión de Lula en Brasil y le aconseja que centre sus reformas en la reducción de la deuda

Río de Janeiro

Rodrigo Rato mantuvo ayer en Brasilia su primer contacto como director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) con el presidente de la República brasileña, Luiz Inácio Lula da Silva. Rato elogió el rumbo de la economía del país y las buenas noticias sobre el crecimiento del producto interior bruto (PIB), que ha alcanzado el 5,7 % en el segundo trimestre, contra todas las previsiones. También aprovechó para aconsejar a Lula que las reformas tengan como prioridad "disminuir el costo de la deuda para hacer de Brasil un país más atractivo a la inversión privada y para reforzar aun más los programas sociales".

Aunque oficialmente se trató de una visita de cortesía, su agenda fue muy intensa. Se entrevistó también con el presidente del Banco Central, Henrique Meirelles; el ministro de Economía, Antonio Palacci, así como representantes de ONG y de la sociedad civil.

En su encuentro con la prensa, Rato elogió los avances de la macroeconomía de Brasil, que calificó de "coherente", al tiempo que indicó que "el FMI está dispuesto a ofrecer apoyo y capacidad técnica a Brasil para ayudarle a desarrollar su vasto potencial económico y mejorar el patrón de vida de la población". El FMI anunciará en marzo si hará cambios en el modo de contabilizar el déficit del país.

El responsable del FMI afirmó que las políticas macroeconómicas de Lula " han sido valientes y que han producido frutos". Demostró, no obstante, cierta preocupación por los tipos de interés: un 16%, uno de los más altos del mundo, objeto de críticas de la parte más izquierdista del Gobierno y un sector del empresariado, que ve en ello un freno al crecimiento.

En la agenda de discusión figuraban decisiones importantes como renovar o no el acuerdo con el FMI, que implica recursos de 30 millones de dólares (25 millones de euros). Este año Brasil no ha utilizado aún los recursos a los que tenía derecho, por lo que la tendencia es a no renovarlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de septiembre de 2004