CC OO pide al Ararteko amparo para los profesores sin euskera

El Gobierno publicó en agosto el decreto que les quita la estabilidad

Representantes de CCOO, sindicato mayoritario en la enseñanza, se entrevistarán hoy con el Ararteko para exponerle la situación de los 158 profesores interinos estables que han perdido sus puestos estables el 31 de agosto y solicitar que la institución intervenga en amparo de este colectivo frente al Departamento de Educación. El decreto conteniendo el acuerdo firmado entre la consejería y las centrales ELA, LAB y STEE-EILAS se aprobó por sorpresa en el último Consejo de Gobierno de julio, con la intención, a juicio de CCOO, de que pasara inadvertido.

Los responsables de Enseñanza de CC OO, sindicato mayoritario en el sector y en el colectivo de profesores afectados por el acuerdo entre el Departamento de Educación y los sindicatos nacionalistas, se entrevistan hoy con el ararteko, Iñigo Lamarca, para exponerle la situación de los profesores interinos que han perdido la estabilidad en su puesto tras una media de 17 años de servicio. El encuentro, al que acudirá el secretario de Enseñanza de la central, Javier Nogales, pretende que el Ararteko intervenga en defensa y amparo de los derechos de estos docentes frente a la Administración autonómica.

El conflicto se remonta al mes de junio cuando ELA, LAB y STEE-EILAS suscribieron con la consejería un acuerdo que afecta a los 1.500 profesores interinos estables que existen en la red pública, pero que quita la estabilidad a los 158 docentes que no han podido obtener los perfiles lingüísticos exigidos. Este grupo pasaría a engrosas las listas de los aspirantes a realizar sustituciones, sin ninguna garantía de contar con plazas para enseñar en castellano. La consejera de Educación, Anjeles Iztueta, sostuvo en un principio que ninguna de los profesores afectados por el acuerdo iría "a la calle", pero más tarde el Departamento admitió que no podía garantizar les un puesto en la bolsa de sustituciones.

Este acuerdo se convirtió en decreto en el Consejo de Gobierno del 27 de julio y se publicó el 20 de agosto, con lo que los afectados han perdido su condición de estables al expirar el plazo de vigencia del anterior acuerdo, el 31 de agosto.

Los docentes y sus representantes sindicales se han encontrado con el decreto aprobado al volver de vacaciones, cuando esperaban que ello no ocurriera hasta octubre. Ello les habría garantizado un puesto seguro al menos para este curso, puesto que las plazas se adjudican en septiembre.

Sorpresa por la "celeridad"

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Nogales expresó ayer su "sorpresa" por la aprobación del decreto en fecha prevacacional, cuando la norma es que se haga "en el primer trimestre del curso". "No es normal que esto se meta en el último Consejo de julio y se publique en el boletín en pleno mes de agosto. Sorprende tal celeridad", declaró a este periódico. "Me inclino a pensar que han tratado de que la aprobación pasara sin pena ni gloria en plenas vacaciones".

El encuentro con el ararteko se produce en mitad del proceso de adjudicación de plazas, que terminará la semana próxima, por lo que CC OO no cuenta aún con los datos sobre los destinos y situaciones de los 158 afectados.

"En estos días están ya produciéndose las consecuencias del acuerdo, que ahora el departamento trata de paliar con medidas extraordinarias, como una convocatoria fuera de plazo para solicitar el [programa de euskaldunización del profesorado] Irale", afirma Nogales. El Gobierno ha abierto esa convocatoria, del 1 al 8 de septiembre, para que puedan incorporarse aún al programa de liberaciones docentes sin ningún perfil lingüístico, con menos de 55 años, y que aún no han agotado las tandas de liberación a que tienen derecho. El dirigente de CC OO asegura que son pocas las personas en esa situación y, en todo caso, considera estéril la medida. "Alguien que, por ejemplo, tenga derecho a una txanda más, ¿cómo va a obtener en ella el perfil 2 que no ha logrado en todas las anteriores?".

El profesorado se ha quejado repetidamente de la dificultad de unos exámenes que, en la última convocatoria libre, celebrada en mayo, sólo pasó el 11% de los 812 docentes presentados. El nivel de aprobados fue más alto entre los adscritos al programa Irale, pero aún así sólo superaron la prueba cuatro de cada diez.

Lo que el responsable de CC OO cree es que la Administración trata de romper en varios grupos al colectivo para que su salida del sistema sea de "muerte dulce" y en forma de goteo, menos conflictiva por tanto para el Departamento de Educación.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS