Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Putin reafirma que Chechenia seguirá siendo rusa

El presidente ruso, Vladímir Putin, considera que las elecciones presidenciales celebradas el domingo pasado en Chechenia demuestran que el pueblo de esa república ha optado por ser parte de Rusia. Putin aseguró que Moscú está dispuesto a continuar el diálogo con todas las fuerzas interesadas en normalizar la situación política de la autonomía. "Siempre hemos sido transparentes a este respecto. Estamos dispuestos a mantener contactos y negociaciones y llegar a compromisos", declaró, pero advirtió de que hay "una frontera que nunca" traspasará: "El mantenimiento de la integridad territorial de la Federación Rusa".

El hecho de que "una organización terrorista internacional vinculada a Al Qaeda haya reivindicado las explosiones de dos aviones rusos demuestra que determinadas fuerzas chechenas están relacionadas con el terrorismo internacional", opinó el líder ruso. Contra esas fuerzas lucha Rusia en Chechenia y continuará haciéndolo, recalcó Putin al término de la cumbre informal celebrada en Sochi, a orillas del mar Negro, con su homólogo francés, Jacques Chirac, y con el canciller alemán, Gerhard Schröder.

Las Brigadas Islambuli dijeron ser las responsables de la doble tragedia aérea ocurrida hace una semana y en la que perecieron 90 personas. Los servicios de seguridad rusos confirmaron que hubo sendas explosiones en las aeronaves, aparentemente provocadas por dos mujeres terroristas suicidas que habrían montado los artefactos en los lavabos.

Chirac apoyó la política aplicada por el Kremlin en Chechenia. "Se necesita una solución política, pero la solución política tiene un límite. Se trata de un límite que todos pueden comprender y que nadie puede impugnar seriamente: la integridad territorial de la Federación Rusa", manifestó el presidente francés, agregando que, dadas las condiciones en que se celebraron los comicios, no hay manera de poner en duda los resultados del domingo.

Elecciones parlamentarias

Después de la aprobación de una nueva Constitución, una especie de Estatuto autonómico, la celebración de un referéndum y de la elección de un presidente, sólo quedan por realizar elecciones a un Parlamento local para completar el paquete de medidas que, según el Kremlin, permitirá normalizar en gran parte la situación política en esa pequeña república norcaucásica, transfiriéndole el mayor número de responsabilidades posibles a los mismos chechenos, incluida la lucha contra los separatistas. "Ayudaremos a la población de Chechenia y a sus órganos de poder a organizar unas elecciones legislativas libres y democráticas, a reforzar el orden público, dándole cada vez más competencias, derechos y posibilidades, y a reconstruir la esfera socioeconómica", prometió Putin.

Entretanto, el flamante presidente checheno, Alú Aljánov, reafirmó que no puede haber negociaciones con el líder separatista, Aslán Masjádov. "Pero estoy dispuesto a reunirme con esa gente

[los independentistas], hacer de mediador con quien sea si ellos deponen las armas y dicen: 'Hemos comprendido que nuestro pueblo no necesita esta guerra sangrienta", declaró Aljánov al diario Izvestia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de septiembre de 2004