Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un descubrimiento en Santiagomendi

Una docena de investigadores de Aranzadi y la Universidad de Deusto excavan un poblado de 2.000 años de antigüedad

En dos ocasiones, la lluvia resultó tan fuerte que tuvieron que dejar de usar sus paletas. Aún así, la docena de investigadores de la Sociedad de Ciencias Arazandi, la Universidad de Deusto y alumnos en prácticas lograron ayer su objetivo de excavar y analizar en tres semanas una zona de 32 metros cuadrados de un poblado de 2.000 años de antigüedad descubierto al pie de la Ermita de Santiagomendi, en Astigarraga. El trabajo de campo resulta "sorprendente y nunca es aburrido", aseguran los jóvenes que desentrañan los secretos de finales de la Edad de Hierro.La investigación se enmarca en un proyecto más amplio que cubre toda la costa de Guipúzcoa.

Este año, en Santiagomendi se ha excavado en la zona de viviendas, en donde en un radio de sólo dos kilómetros se han encontrado también yacimientos con monumentos funerarios del tipo cromlech, círculos formados por piedras con restos carbonizados en su interior, y que aún no han sido investigados. El conjunto de yacimientos corresponde al periodo del final de la Prehistoria, o Edad del Hierro, entre los siglos octavo y primero antes de Cristo. Este poblado podría llegar incluso hasta el siglo I D.C., lo que podría ser decisivo para el estudio de la incorporación del territorio al Imperio Romano.

La excavación puede ofrecer pistas sobre el abandono de los castros en la ocupación romana

Los castros no fueron habitados en época romana. Se desconoce si la causa fue la incorporación al imperio o si el abandono se produjo antes. "Quizás Santiagomendi pueda dar una mayor precisión en cuanto a fechas", apunta María Teresa Izquierdo, directora de las excavaciones. Una posibilidad es que sus habitantes bajasen hacia la costa, donde se desarrollaba la economía.

Se conoce poco aún de las formas de vida de la Edad de Hierro. "Hace unos 10 o 15 años todavía no se habían descubierto ni yacimientos", asegura Izquierdo. Santiagomendi se localizó en 1993, pero las excavaciones no comenzaron hasta 1997. El tipo de materiales encontrados son "casi en un 99% cerámica", afirma la directora, procedentes de las vajillas que se utilizaban para cocinar y almacenar alimentos. Los objetos que se rescatan son depositados en locales de la sociedad de ciencias en San Sebastián. La mayoría de las poblaciones de la época se han encontrado fortificadas, pero Santiagomendi podría ser una de las excepciones, ya que aún no se ha localizado su muralla.

Los trabajos están financiados por el Ayuntamiento de Astigarraga y la Diputación guipuzcoana. A partir de este año el Gobierno aporta ayudas para la catalogación de los hallazgos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de agosto de 2004