Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adjudicada una obra en Málaga, pese al aviso de la secretaría de que se incumplen las bases

El PSOE pedirá una comisión de investigación y sospecha de posible prevaricación

El Instituto Municipal de la Vivienda (IMV) de Málaga ha adjudicado las obras de construcción de 200 casas de promoción oficial por 11,2 millones de euros a Obrascom Huarte Lain, pese a que en la mesa de contratación la representante de la secretaría general del Ayuntamiento advirtió de que en las valoraciones realizadas se habían tenido en cuenta criterios distintos a los establecidos en el pliego de condiciones del concurso público. El PSOE entiende que "se podría haber cometido un acto de prevaricación" y ha anunciado que pedirá una comisión de investigación.

El portavoz adjunto del grupo municipal socialista, Enrique Salvo, entiende que el asunto es "muy grave" porque quien advirtió de la vulneración del pliego de condiciones en la adjudicación es justamente la secretaría municipal, que tiene el cometido de velar por la legalidad de los actos del Ayuntamiento.

La mesa de contratación, presidida por la concejal de Vivienda y Bienestar Social, Mariví Romero, adjudicó las obras en cuestión el pasado 9 de febrero. La secretaria del IMV, Trinidad Navarro, que actuaba por delegación del secretario general del Ayuntamiento, emitió un voto contrario a la concesión "por entender que no existe una correlación entre los criterios de valoración que constan en el informe propuesto y los que se establecen en el pliego de condiciones por los que se rige la contratación", según consta en el acta de la sesión.

Los otros cuatro miembros de la mesa, la mencionada concejala; el gerente del IMV, Francisco Carmona; el jefe del servicio de Gestión, Ángel Rivas, y el representante de la Intervención, Sergio Fernández, votaron a favor de la concesión a Obrascom Huarte Laín, aunque éste último sí advirtió de que los criterios que regían el concurso tenían cierto componente subjetivo.

La adjudicación no recayó sobre la oferta más barata -había otras tres inferiores-, aunque la propuesta ganadora contemplaba una baja del 9,6% sobre el precio de licitación.

Pero sumadas a las propuestas económicas las valoraciones del proyecto técnico, calidad y programa de trabajo, Obrascom Huarte Laín obtuvo la mejor calificación de los técnicos, 84,02 puntos, dos centésimas por encima de la siguiente.

La concejal del área y presidenta de la mesa de contratación, Mariví Romero, reconoce que los técnicos que informaron las propuestas valoraron también cuestiones que no estaban explicitadas en el pliego de condiciones. Asegura que ella misma fue la primera en tomar cautelas y que por ello el proceso de contratación se demoró cinco meses desde que la mesa de contratación se reunió por primera vez, en septiembre de 2003, hasta que resolvió el pasado febrero. Romero dice que pidió informes y explicaciones a los técnicos y que todos ellos le aseguraron que habitualmente en todas las contrataciones del IMV se tienen en cuenta esos otros criterios no explícitos en los pliegos y que las empresas ya conocen, como por ejemplo el currículum de los técnicos que van a ser los responsables de las obras.

El jefe del servicio de Gestión, Ángel Rivas, pidió una ampliación del acta de la reunión en la que se adjudicaron las obras para que se transcribiera íntegramente su intervención, en la que afirmó, en contra del argumento de la secretaria, que "existe una total correlación" entre la puntuación realizada en el informe técnico y los criterios de adjudicación. El asunto esconde divergencias y enfrentamientos entre los técnicos del IMV, según admiten fuenes municipales.

La concejala ha anunciado la modificación del modelo de pliegos de los concursos del IMV para que "en aras de la transparencia" queden "perfectamente claros los criterios de valoración". El PSOE ha solicitado explicaciones y la documentación del proceso de contratación y no descarta acudir a la vía penal si tras analizarla confirma la sospecha de prevaricación. Además, entiende que la simple consulta del acta es una invitación a las empresas que no ganaron a impugnar el concurso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de julio de 2004