Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España convocará una cumbre euromediterránea en 2005

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, anunció ayer que España convocará el año próximo "a jefes de Estado y de Gobierno en una cumbre por el décimo aniversario del Proceso de Barcelona". Este proyecto de acercamiento de las dos orillas del Mediterráneo nació en la capital catalana durante la presidencia española de la Unión Europea en 1995, y en este sentido, el ministro considera que "debe servir para relanzar las relaciones euromediterráneas". El titular de Exteriores realizó este anuncio durante la presentación de la 15ª edición del Anuario Internacional CIDOB, la herramienta por excelencia de la política internacional en España.

Moratinos destacó la importancia de aunar la lucha contra el terrorismo "con una acción exterior comprometida con el mundo árabo-musulmán". El ministro defendió la prevención de conflictos, el multilateralismo y el uso de la diplomacia y la economía "antes que una guerra preventiva", y destacó que el Ejecutivo socialista "ha logrado restablecer la confianza con Marruecos y quiere ayudar a resolver el conflicto del Sahara".

Al igual que en cada edición, el Anuario Internacional CIDOB dedica una apartado monográfico a un país, que en esta ocasión es Brasil, con el valor añadido de la llegada al poder de Luiz Inácio Lula da Silva. Sobre el gigante latinoamericano habló la catedrática de Ciencia Política de la Universidad de São Pablo, Lourdes Sola, que hizo un diagnóstico complejo de la situación, apuntando que tras un año de gobierno, el Ejecutivo de Lula se enfrenta ahora al reto de conjugar la credibilidad financiera y la legitimidad política. La aplicación de una política económica ortodoxa, apuntó, empieza a minar la credibilidad política del presidente brasileño. Más optimistas fueron el catedrático de Economía Política Antón Costas y el banquero Francisco Luzón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de julio de 2004