Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
INICIATIVAS DE LA GENERALITAT

Cultura abre a productores de toda España su nuevo centro para impulsar proyectos de cine

Xavier Marcé propone que una fundación gestione en el futuro el certamen de Sitges

Promover la creatividad y contribuir a que ésta llegue a plasmarse en producciones audiovisuales de calidad son dos de los principales objetivos que se ha planteado el Departamento de Cultura, que dirige Caterina Mieras, en el campo del cine, la televisión y el soporte multimedia. Uno de los instrumentos que Cultura pondrá en marcha a este fin será un centro para el desarrollo de proyectos audiovisuales, con especial atención a los guiones cinematográficos. Este centro estará a disposición de creadores y productores, y no sólo catalanes, sino de todo el país. El anuncio lo hizo ayer en conferencia de prensa el director del Instituto Catalán de Industrias Culturales (ICIC), Xavier Marcé, quien precisó que se ubicará en las mismas dependencias que ocupará el consorcio Catalan Films & TV. Marcé recordó que actualmente "se invierten pocos recursos" en el desarrollo de proyectos y que las empresas del sector raramente disponen de departamentos con este objeto. "Ante esta situación, parece de sentido común que es necesario invertir dinero público para ofrecer este servicio", señaló.La principal misión de este centro será asesorar a los cineastas -productores, directores, guionistas, etcétera- sobre cómo llevar a cabo sus proyectos y facilitar su ejecución. El director apuntó que el Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales (ICAA) ha mostrado su interés por esta iniciativa.

Marcé -que acompañó a la consejera en la rueda de prensa, convocada para dar cuenta de las nuevas directrices de Cultura en materia audiovisual- informó también de otras medidas políticas que el departamento piensa adoptar para reflotar el sector, como la revisión de las actuales normativas de ayudas a la producción con el objetivo "de reducir la burocracia y agilizar la gestión", el desarrollo de acuerdos con exhibidores "para consolidar programaciones estables y periódicas de cine catalán, español y europeo" en las salas catalanas, y el destino de fondos específicos para líneas de cinematografía que se consideran estratégicas, como las coproducciones internacionales, la animación y los documentales.

Marcé hizo pública asimismo una "nueva política de festivales". Insistió en su voluntad de "refundar" el de Sitges con un proyecto sólido a partir de 2005 y una nueva estructura jurídica, en este caso una fundación -en la actualidad es un patronato-, que lo gestione. Y abogó por que los distintos certámenes cinematográficos existentes en Cataluña -incluidos los de Barcelona- se coordinen, creen una marca y, manteniendo su autonomía, se promocionen de forma conjunta. "Se trata de una idea fuerza que permita identificar a Cataluña como tierra de festivales", ilustró el director del ICIC. El departamento ya ha iniciado conversaciones en este sentido con una veintena de festivales.

Con Barcelona Plató como ejemplo muy próximo, la Generalitat tiene pensado crear la Film Comisión de Cataluña, que planea consorciarse con todos los municipios interesados en facilitar rodajes y poner sus paisajes o espacios a disposición de los cineastas.

Caterina Mieras recalcó que el sector audiovisual es "muy estratégico" para el departamento y está "en alza" dentro del ámbito de la cultura. Y por eso, aseguró, el departamento que dirige tiene intención de desempeñar un "papel central" en el marco de la política global del Gobierno catalán. Así, expresó su voluntad de participar en la elaboración de la nueva ley audiovisual, de que los responsables del ámbito audiovisual de Cultura sean "interlocutores" de las televisiones públicas -"de TV-3, pero también de las locales y de TVE"- para impulsar el sector, de colaborar con el Instituto Catalán de Finanzas (ICF) y de establecer relaciones con las empresas y los profesionales del cine a través del ICIC.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de julio de 2004