Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL PRECIO DEL DINERO Y LOS MERCADOS

Los valores bancarios lastran las ganancias de las bolsas hasta junio

El precio del petróleo y los tipos de interés han frenado la inversión

Las bolsas cierran el primer semestre con unas ganancias que, en general, son muy discretas, lastradas principalmente por los valores bancarios, y que responden a una serie de acontecimientos inusuales. La guerra en Irak, la subida del precio del petróleo, el temor a un nuevo enfriamiento de la economía, los atentados terroristas en Madrid y, finalmente, el cambio de ciclo en los tipos de interés en EE UU han mantenido a los inversores al margen de la renta variable.

Los mercados de valores han sufrido un primer semestre lleno de convulsiones que han frenado en buena parte las expectativas de recuperación de las cotizaciones de la mano de unas economías más firmes. El peor comportamiento ha sido el de la banca, con evoluciones mínimas o, en algunos casos, negativa.

La evolución de la situación en Irak, el encarecimiento del precio del petróleo, la debilidad del crecimiento económico en Europa, los atentados terroristas de Madrid y, finalmente, el previsible cambio de ciclo para los tipos de interés en Estados Unidos han convertido el quehacer de los inversores a lo largo de estos seis meses en una especie de carrera de obstáculos.

El resultado más positivo lo registra la Bolsa de Tokio, con una subida del 11,07% en su índice Nikkei, como consecuencia de la recuperación de la economía japonesa y gracias al mantenimiento de una política monetaria generosa por parte del Banco de Japón, que mantiene el precio del dinero en el 0,10% desde el día 5 de noviembre de 2002.

Las bolsas de la eurozona, aunque con grandes desigualdades, ocupan en bloque la segunda zona de ganancias, en parte por la recuperación incipiente de la economía y una inflación estable, aunque el encarecimiento del precio del petróleo la ha elevado hasta el 2,4% en el mes de junio.

La estabilidad de los tipos de interés, en el 2% desde el día 5 de junio de 2003, es un importante factor de apoyo para la confianza de los inversores en la renta variable al mantener en niveles mínimos la rentabilidad de otros productos financieros, como la deuda pública.

La Bolsa de Milán sube el 5,55%, seguida por la Bolsa de París, que gana el 4,92%, mientras que el Ibex 35 de la Bolsa española lo hace en el 4,41%, aunque el índice general de la Bolsa de Madrid, con más peso de los valores medios y pequeños, sube el 5,26%.

La Bolsa española ha registrado una importante recuperación desde los atentados terroristas del 11 de marzo en Madrid, que situaron sus principales índices en terreno negativo, al igual que sucedió a finales de mayo, esta vez como consecuencia del encarecimiento del precio del petróleo, que llegó a cotizar a casi 40 dólares por barril.

La Bolsa de Francfort queda rezagada por la debilidad de la economía alemana en esta primera parte del año y sube sólo el 2,21%. La Bolsa de Londres baja el 0,29% tras subir el Banco de Inglaterra los tipos de interés hasta el 4,50% junio.

Wall Street continúa con resultado negativo, a pesar del crecimiento del 3,9% del PIB en el primer trimestre. Precisamente, el ritmo de crecimiento y la inflación han llevado a la Reserva Federal a subir los tipos de interés un cuarto de punto, hasta el 1,25%, después de mantenerlos un año en niveles históricamente bajos. En un año de elecciones, los inversores mantienen sus dudas sobre la reacción de los inversores ante un cambio de ciclo que busca moderar el consumo para mantener la inflación bajo control.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de julio de 2004