Un jefe de Capitanía de A Coruña declara al juez que se decidió alejar el 'Prestige' la primera noche

La decisión de alejar el Prestige de la costa gallega fue tomada el primer día y antes de que ningún técnico hubiera accedido a él para evaluar los daños, según declaró ante el juez que instruye el caso Fernando Balbás, jefe de inspección de Capitanía Marítima de A Coruña, a cuya declaración ha tenido acceso la Cadena SER.

Balbás afirmó ante el juez que, a las 21.30 del 13 de noviembre, seis horas después del accidente del petrolero, habló con el capitán marítimo, Ángel del Real, quien le dijo: "Ya tenemos instrucción de que los remolcadores lleven el buque fuera de aguas españolas". Esta decisión fue calificada por Balbás ante el juez como una "barbaridad". Del Real le recomendó, incluso, que se fuese a dormir tranquilo, y prometió que le llamarían si pasaba algo importante.

Al día siguiente, el capitán marítimo le comunicó que enviarían al Prestige al inspector Serafín Díaz. Del Real optó por este técnico a pesar de que Balbás sostuvo que "no podría evaluar la situación del barco porque no era ingeniero naval", titulación que sí tiene el propio Balbás. A pesar de ello, le dejaron en tierra.

La intención de esta decisión, según el funcionario, no era conocer la situación del buque, sino justificar su alejamiento de la costa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 26 de junio de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50