El Movimiento Contra la Intolerancia alerta de la existencia de 400 páginas 'web' racistas en castellano

El presidente del Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra, advirtió ayer que existen "cerca de 400 páginas" web en castellano que hacen apología del racismo, de las cuales un centenar radica en España. Ibarra compareció en Alicante junto al director general del Instituto Valenciano de la Juventud (IVAJ), Marcos Alós, para presentar la campaña Pasaporte europeo contra la intolerancia, que ambas entidades desarrollarán sobre prevención y sensibilización.

Ante la proliferación de páginas que alientan la xenofobia, el presidente de la asociación reclamó "una actuación de oficio de las instituciones públicas" y el desarrollo de una legislación internacional "que impida que haya servidores que alimenten estas web racistas".

Más información

Respecto a la criminalidad juvenil, aseveró que "ha aumentado en los últimos años", sobre todo, en los núcleos urbanos, y recordó que en el primer cuatrimestre de 2004 la mitad de las detenciones que practicó la Policía en la provincia de Alicante "fue a menores". Apuntó, como causas de ese crecimiento, "la subcultura de la violencia que radica por todas partes" y un tratamiento legislativo, en su opinión, "deficitario" de la Ley de Responsabilidad Penal del Menor. Asimismo, manifestó que, según las encuestas realizadas por su asociación, entre un 15% y un 20% de los jóvenes "echarían a los judíos de España", algo "ilógico", mientras que entre un 3% y un 15% "implantarían las cámaras de gas como método de pena de muerte".

Expresó que, de forma general, el fenómeno del racismo y la xenofobia "crece peligrosamente" en España y Europa, y se produce por "una presencia de minorías étnicas y de inmigración importantes", así como también por "una realidad religiosa diversa".

Por otro lado, afirmó que los grupos racistas y neonazis han lanzado en España "la consigna de la caza al moro" difundida en algunos foros de internet, en los que se "recluta a chavales muy jóvenes, de entre 14 y 16 años, para hostigar al inmigrante". Afirmó que este fenómeno empeora dado que las denuncias presentadas por las personas agredidas "no prosperan" porque "se inhiben por miedo a la expulsión", circunstancia ante la cual instó a las Administraciones Públicas a que "corrijan este problema". Ibarra reiteró que en España se ha detectado "un rechazo y una fobia especialmente hacia la comunidad magrebí y musulmana", desde los atentados perpetrados del 11-M.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 18 de junio de 2004.

Lo más visto en...

Top 50