RESOLUCIÓN 1.546 | LA POSGUERRA DE IRAK | El debate en la ONU

Independencia y soberanía

La propuesta definitiva de resolución que se aprobó anoche en el Consejo de Seguridad tiene estos puntos fundamentales:

- Proceso político. Un Gobierno provisional de Irak "totalmente soberano e independiente" se pondrá al frente del país el próximo 30 de junio, hasta la elección del nuevo Ejecutivo transitorio y de la Asamblea Nacional, a más tardar a finales de enero de 2005. Habrá elecciones en enero de 2005 para una "Asamblea Nacional de Transición, que establecerá, entre otras cosas, un Gobierno de transición y redactará una Constitución". Todo ello debe conducir a las elecciones para un Gobierno permanente a finales de 2005 o comienzos de 2006.

- Mandato de las tropas. La resolución señala que habrá, "a solicitud del nuevo Gobierno iraquí", una fuerza multinacional bajo mando unificado y que actuará de acuerdo con las cartas anexas del primer ministro, Ayad Alaui, y del secretario de Estado, Colin Powell. La fuerza "tendrá autoridad para tomar las medidas que considere necesarias para preservar la paz, la seguridad y la estabilidad de Irak, de conformidad con las cartas". Entre las medidas estará "la prevención y disuasión del terrorismo". El mandato de la fuerza "se revisará a petición del Gobierno de transición o 12 meses después de aprobada esta resolución" y expirará "cuando se haya completado el proceso político", es decir, tras la elección de un Gobierno permanente, "o antes, si lo pide el Gobierno de transición".

- Relación de seguridad entre el Gobierno y el mando multinacional.

El nuevo punto 11 saluda la declaración de EE UU y el Gobierno de Irak de "hacer arreglos para establecer una asociación de seguridad" y asume que "las fuerzas iraquíes de seguridad son responsables ante los ministerios competentes" y que el Gobierno "está facultado para comprometer fuerzas de seguridad iraquíes a la fuerza multinacional". Las estructuras descritas en las cartas "servirán de foros para que el Gobierno y las fuerzas lleguen a un acuerdo sobre toda la gama de cuestiones fundamentales de seguridad y de política, incluida la política sobre operaciones ofensivas sensibles, y garantizarán una asociación plena entre las fuerzas de seguridad iraquíes y la fuerza multinacional mediante una estrecha coordinación y consulta".

- Policía y prisiones. El texto da al Gobierno iraquí el control sobre su propia policía, incluida la de fronteras, y sobre sus militares. En el caso de las prisiones, se habla de "servicio de protección a las instalaciones".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

- Papel de la ONU. Naciones Unidas tendrá un papel de "liderazgo" en el proceso de transición política y asistirá a los iraquíes -si lo solicitan- en la organización de una Conferencia Nacional para elegir un Consejo Consultivo, en los preparativos para las elecciones y en la reconstrucción del Estado de derecho.

- Conferencia Internacional. Se invita a Irak a que considere la celebración de una cumbre que respalde el proceso. Se reitera "el derecho del pueblo iraquí a determinar su futuro político y a ejercer plena autoridad y control sobre sus recursos económicos y naturales".

- Control de los recursos. Los ingresos del petróleo y el gas natural serán controlados por el Ejecutivo iraquí. La comunidad internacional lo supervisará. Irak controlará también la asistencia financiera internacional.

En cuanto a las dos cartas que se adjuntan, éstas son las claves:

- Alaui asume que Irak necesita asistencia mientras haya "fuerzas en el país, incluidos elementos extranjeros, que se oponen a nuestra transición hacia la paz, la democracia y la seguridad". Anuncia que habrá "estructuras que permitan que mi Gobierno y las fuerzas iraquíes asuman progresivamente la responsabilidad de la seguridad", y "otros mecanismos de coordinación" con los mandos de la fuerza multinacional. En esos foros "la fuerza multinacional y el Gobierno iraquí se pondrán de acuerdo sobre toda la gama des cuestiones fundamentales de seguridad y política, incluida la política sobre operaciones de ofensiva delicadas, y garantizarán una alianza total entre las fuerzas iraquíes y la fuerza multinacional mediante una coordinación y consulta estrechas".

- Powell confirma que el mando de las fuerzas "trabajará en asociación con el Gobierno soberano de Irak". Las fuerzas iraquíes son responsables ante sus ministerios, dice Powell, que añade que habrá "coordinación a todos los niveles para conseguir unidad de mando en las operaciones militares que sean conjuntas" y para "lograr acuerdos sobre seguridad, incluidas las operaciones sensibles". La seguridad de Irak y la protección de las fuerzas incluye "operaciones de combate contra grupos violentos, el internamiento si es necesario por razones imperativas de seguridad y la búsqueda continua y confiscación de armas que amenacen la seguridad de Irak".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS