LA POSGUERRA DE IRAK | Bush en Europa

Derecho a pedir la salida de la fuerza multinacional

Durante la conferencia de prensa de Roma antes de partir hacia París, el presidente de EE UU, George W. Bush, se mostró confiado en que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas adopte "la semana próxima" la resolución presentada por EE UU y el Reino Unido sobre las condiciones para la transferencia de soberanía. Bush aprecia "un sentimiento de unidad" entre sus socios respecto a Irak.

También en Roma, el presidente de EE UU había dicho que las tropas norteamericanas continuarían en Irak tras la transferencia de soberanía "a petición de un gobierno soberano" y señalando a Silvio Berlusconi, dijo que el jefe del Gobierno italiano "comprende perfectamente que nuestras tropas deben estar allí [en Irak] a petición de un gobierno soberano". Italia tiene tropas en Irak y Berlusconi ha dado garantías de que seguirán allí, mientras Francia no sólo se ha negado a participar militarmente, sino que encabezó la operación de los miembros del Consejo de Seguridad que no avalaron la intervención.

La declaración de Bush se refiere al proyecto de resolución presentado el viernes, en el que se rectifica el proyecto inicialmente depositado por EE UU y Reino Unido el 24 de mayo. Según versiones procedentes de Nueva York, el nuevo texto prevé conceder a los futuros dirigentes de Irak el derecho de pedir la salida de las fuerzas militares extranjeras desplegadas en su país. Esto no quedó explícito en las palabras de Bush ni en las de su homólogo francés, Jacques Chirac.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS