Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Izar coge velocidad de fragata

El Astillero Ferrol bota el primero de los cinco buques que construye para la Armada noruega

A partir de 2005 se entregarán, una por año, las cinco fragatas del programa F-310 adquiridas por la Armada noruega a la constructora naval Izar en el marco de un acuerdo que recoge la compensación completa, directa o indirectamente, de los 1.200 millones de euros que alcanza la operación. El contrato asegura la carga de trabajo completa del Astillero Ferrol hasta 2009.

La mayor compra en la historia de la armada noruega se completará con la entrega de la quinta fragata F-310 en 2009

El próximo jueves los ministros de Defensa de España, José Bono, y de Noruega, Kristin Krohn Devold, presidirán en el Astillero Ferrol la botadura de la fragata Fridjof Nansen, primera de las cinco F-310 adquiridas por la Armada noruega, a la que se entregará en septiembre de 2005 tras la incorporación de los correspondientes sistemas de armas y comunicaciones.

La operación supone un paso de gigante en las relaciones entre España y Noruega, ya que el acuerdo recoge la obligación por parte española de compensar con compras y transferencias el 100% de la misma. De momento, Izar ya ha contactado con unas 400 empresas noruegas con posibilidades de firmar acuerdos y ha entablado ya relaciones contractuales con cerca de 200.

El contrato se firmó en junio de 2000 tras resultar vencedora la entonces Empresa Nacional Bazán, fusionada posteriormente con Astilleros Españoles para crear Izar, en un concurso internacional al que se presentaron 10 constructores navales de EE UU, Francia, Reino Unido..., quedando finalistas junto con un grupo alemán al que vencieron "por precio y por las ventajas de su integración de sistemas", según el director de Armamento y Material del Ministerio de Defensa noruego, Leif Lindbäck.

Entre las empresas más favorecidas destaca el fabricante de sistemas de armas, Kongberg Defense and Aerospace, que acapara un 10% del contrato, cuyo presidente, Tom Gerhatdsen, destaca el "incremento en las colaboraciones empresariales hispano-noruegas que se producirá como consecuencia de este contrato".

Para Izar, ha supuesto un respaldo importante en un momento en el que a las dificultades de carácter estructural como la dura competencia con los constructores coreanos, japoneses y chinos, se unen los expedientes que se tramitan en Bruselas por las ayudas públicas recibidas.

La oferta de la empresa española, que construye las fragatas F-100, de 6.000 toneladas, para la Armada española, y las F-310, de 5.000 toneladas, para la noruega, y aspira a un nuevo concurso en Australia, es una de las más competitivas en el mercado militar actualmente.

Su construcción se enmarca en el consorcio Afcon (Advanced Frigate Consortium), que forma junto con Lockheed Martin y el astillero de General Dynamics.

Lockheed Martin es la responsable del sistema de combate AEGIS, que se incorpora en las cinco fragatas, dotadas también cada una de ellas de un helicóptero HH-90 fabricado por Eurocopter, filial de EADS en la que también participa España.

Las dos últimas fragatas que se entregarán en 2008 y 2009 se ensamblarán en Noruega, hasta donde se transportarán los bloques construidos en España. Los bloques de proa y popa de las tres primeras fragatas se construyen actualmente en Noruega.

Salmón de Jabugo

En uno de los puestos del mercado de pescado de Bergen, una de las principales ciudades noruegas, ondea la bandera española con el toro de Osborne incluido. En otro se puede leer el cartel: "Salmón de Jabugo". Y basta un simple paseo por sus pasillos para comprobar que el castellano no es un idioma ajeno a sus visitantes. De un tiempo a esta parte, las relaciones comerciales entre los dos países se han incrementado de una manera notable como demuestra el hecho de que en un año de estancamiento general de las exportaciones de mercancías noruegas como fue 2003, las ventas a España han experimentado un crecimiento del 66%, superando los 1.500 millones de euros.

Gran parte de ese aumento se debe a la compra de petróleo, pero si se excluye ese capítulo y el gas natural, las importaciones de otros productos crecieron un 25%, siendo el mayor aumento en las exportaciones a un país de la Unión Europea, en la que el incremento medio fue del 1%.

Telecomunicaciones, electrónica, bienes de equipo y maquinaria son los principales protagonistas de este crecimiento en el que destaca también la empresa noruega de defensa Konigsberg, principal beneficiaria del acuerdo de las fragatas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de mayo de 2004

Más información