Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Taiwan tiende la mano a China en su toma de posesión

El presidente de Taiwan, Chen Shui-bian, utilizó ayer su discurso de toma de posesión para brindar una rama de olivo tanto a la oposición en el interior de la isla como a China, con la que se manifestó a favor de establecer "un nuevo camino" para resolver los problemas y las diferencias. Mientras tanto, miles de miembros y seguidores de la oposición política se manifestaban en Taipei para rechazar la investidura de Chen, líder del Partido Demócrata Progresista (PDP).

Chen pidió a Pekín que acepte negociar e indicó que su controvertido plan para reformar la Constitución de Taiwan no afectará a cuestiones como la soberanía y la independencia, extremadamente sensibles para China que ha amenazado a la "isla rebelde", según la terminología de Pekín, con utilizar la fuerza para impedir la independencia. Estados Unidos, principal defensor de Taiwan, se opone, sin embargo, a cualquier cambio que suponga un cambio en el actual statu quo.

El líder del Kuomintang (KMT, Partido Nacionalista Chino), Lien Chan, principal rival de Chen en las presidenciales del pasado 20 de marzo, tachó de falso el tono conciliador del discurso presidencial y dijo que hasta que "no se aclare la verdad sobre el atentado la víspera de las elecciones y la legalidad de los comicios, no hay presidente en Taiwan". Chen fue objeto de un intento de asesinato el 19 de marzo del que salió con una herida leve de bala en el estómago.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de mayo de 2004