Agricultura centrará su política en la explotación familiar

El desarrollo rural, mejorando todo tipo de infraestructuras y diversificando actividades; la viabilidad de la explotación familiar y la competitividad de la industria agroalimentaria, constituyen algunos de los ejes más importantes de la política agraria del Gobierno para la próxima legislatura, según el contenido del programa expuesto en la Comisión correspondiente del Congreso de los Diputados por la ministra Elena Espinosa. Ésta adelantó también que el Gobierno estudiará próximamente medidas para afrontar el alza de los carburantes.

Para el desarrollo de este programa, Agricultura aprobará una Ley Básica de Orientación Agraria que pretende ser el instrumento para modernizar las explotaciones y asegurar su viabilidad en el nuevo marco de la Organización Mundial de Comercio (OMC), dominado por la liberalización y la apertura de fronteras.Igualmente se propugna la incorporación a la actividad agraria de los jóvenes y de las mujeres. Agricultura estima que no puede haber una agricultura competitiva si no hay a la vez un medio rural atractivo, con buenas estructuras, donde los profesionales del campo tengan un nivel de rentas y calidad de vida adecuados. El fomento de la pequeña industria alimentaria es otra de las propuestas. En esta misma línea, el Gobierno se plantea poner en marcha bancos de tierra en coordinación con las comunidades autónomas para facilitar la incorporación de los jóvenes y modificar inmediatamente la Ley de Arrendamientos Rústicos en beneficio de los profesionales.

Con esta filosofía, Agricultura quiere diseñar una nueva política sobre el agua para ahorrar recursos y ajustar costes a la rentabilidad de los cultivos. Agricultura apuesta por un campo vertebrado, especialmente en torno a las cooperativas apoyando su concentración; por un seguro agrario como instrumento de política agraria y por una agricultura basada en la innovación, calidad, trazabilidad y seguridad alimentaria. En ganadería, entre los principales objetivos destaca la implantación de una estrategia medioambiental, un plan nacional de residuos y la ordenación de las explotaciones.

Aplicación de la PAC

La puesta en marcha de la reforma de la Política Agrícola Común aprobada en 2003 para aplicar en 2006 es una de las cuestiones urgentes del departamento y que se debe decidir en los próximos meses con el sector agrario y las comunidades autónomas. Agricultura dice no apoyar con carácter general el desacoplamiento de los pagos directos, pero a la vez, reconoce que es un instrumento a utilizar. Elena Espinosa aseguró estar trabajando en la adopción de medidas para aplicar las reformas de aceite, algodón y tabaco

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 20 de mayo de 2004.

Lo más visto en...

Top 50