La fiscalía se querella contra Luis Enrique por delito fiscal

El jugador del Barcelona abonó hace unos días la deuda de la declaración de 1999

La fiscalía presentó ayer una querella en los juzgados de Gavà en la que acusa a Luis Enrique Martínez García, jugador del F C Barcelona, de un delito contra la hacienda pública supuestamente cometido al realizar la declaración de la renta de 1999 y no abonar a las arcas del Estado 28,1 millones de pesetas (169.145 euros). El supuesto fraude fue detectado hace unos meses por Hacienda, que remitió el caso a la fiscalía porque la cuantía de la cuota no declarada superaba los 90.151 euros a partir de la cual se considera que puede haberse cometido delito fiscal.

Al saber que Hacienda le estaba investigando, Luis Enrique saldó su deuda a través de tres declaraciones complementarias realizadas el pasado mes de diciembre, así como los pasados días 10 y 14 de mayo. Del mismo modo, el FC Barcelona ingresó al tesoro público el pasado 11 de mayo otros 150.253 euros (25 millones de pesetas) en concepto de las retenciones del IRPF que debió realizar sobre el dinero abonado al jugador azulgrana. La fiscalía explica en la querella que no tiene la certeza de que el club debería haber hechoo esas retenciones y destaca que el procedimiento administrativo que desembocó en la querrella no afectaba a la entidad.

El origen de los hechos se sitúa en el mes de noviembre de 1999, cuando el Barça negoció con el jugador una mejora de contrato y la firma Nike le abonó 100 millones de pesetas en concepto de derechos de imagen. A cambio, Luis Enrique se comprometía a utilizar calzado deportivo de esa marca cuando jugase al fútbol. El dinero se transfirió a una cuenta bancaria en Ginebra (Suiza) a través de una sociedad instrumental, Foot Force Sport NV, de la que es apoderado el jugador y que está domiciliada en las Antillas Holandesas.

La querella firmada por el fiscal Pedro J. Ariche, relata que, con este comportamiento, el jugador "pretendía dejar a la Inspección de Tributos en el desconocimiento de la percepción de tales cantidades" y que si afloraron fue por la inspección de Hacienda. La fiscalía también destaca que la sociedad a través de la cual se realizó el cobró es ajena a Patrimonial Lupasi SL, la que utiliza habitualmente Luis Enrique para trabajar en España. En la declaración de la renta de 1999, el jugador tampoco declaró el arrendamiento de una vivienda de su propiedad que tiene en Madrid.

Fuentes judiciales explicaron ayer que, pese a haber abonado la cuota defraudada, Luis Enrique pudo cometer el delito fiscal porque realizó las declaraciones complementarias al saber formalmente que Hacienda le estaba investigando. Con todo, si el caso desemboca en juicio se le podría aplicar una atenuante muy cualificada por el hecho de haber reparado el daño causado, de forma que la fiscalía podría lograr un acuerdo que evitase el juicio y se le impusiera una multa.

Luis Enrique, durante un entrenamiento.
Luis Enrique, durante un entrenamiento.CARLES RIBAS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS