108 documentos y piezas artísticas trazan el 'embrujo' de los Baroja

"A pesar de su título, no es una cosa de brujas, misteriosa y secreta, sino el fruto del inconformismo y el trabajo de una familia a través de los siglos", dice Pío Caro Baroja (Madrid, 1928). El escritor, editor y cineasta define así El embrujo de los Baroja, la exposición inaugurada el miércoles en el Archivo General de Navarra, en Pamplona, que recoge la memoria de esta estirpe de intelectuales y artistas a través de 108 piezas de los fondos de la propia familia. Buena parte del material expuesto procede de Itzea, el caserío familiar de Bera de Bidasoa y junto al que Pío Caro quiere crear un museo dedicado a la familia. La muestra permanecerá abierta hasta diciembre.Por vez primera, se muestran de forma conjunta obras artísticas (cuadros, dibujos, esculturas, grabados) y documentos (manuscritos, galeradas, cartas, ensayos, ediciones dedicadas, fotografías) que pertenecieron a Pío Baroja Nessi (San Sebastián, 1872-Madrid, 1956) y a sus hermanos Ricardo (Minas de Río Tinto, 1871-Bera, 1953) y Carmen (Pamplona, 1883-Bera, 1950), así como a los hijos de ésta, Julio Caro (Madrid, 1914-Bera, 1995) y Pío Caro.

Además de retratos de la familia, se presentan cuadros de la vida cotidiana en Bera, manuscritos de las obras de Pío Baroja y Julio Caro, grabados de Ricardo y dibujos de su sobrino Julio, manuscritos y piezas repujadas de Carmen Baroja o una fotografía de la visita que Hemingway realizó a Pío Baroja en Madrid en 1956, con el escritor en cama gravemente enfermo. Otra parte de la exposición reúne los libros dedicados por escritores como Azorín, Pérez Galdós, Gómez de la Serna, Ortega y Gasset, Ramón y Cajal, Delibes o Cela; en este último caso, la primera edición de La familia de Pascual Duarte, a la que acompaña el recordatorio de que Baroja se negó a prologarla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 20 de mayo de 2004.

Lo más visto en...

Top 50