Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre acuchilla a su compañera en la puerta de un pub de Elda porque quería irse con otro

Un ataque de celos en una noche de fiesta, según la policía, pudo ser la causa que impulsó a un hombre a apuñalar a su pareja a primeras horas de ayer en la localidad alicantina de Elda.

La víctima, G. A. O., de 42 años, española de origen magrebí, salió de copas el sábado por la noche por los bares de Elda, al parecer acompañada de su pareja y de dos amigas. Ya de madrugada, la mujer, según los investigadores, habría intentado irse con otro hombre.

Supuestamente el agresor sufrió entonces un ataque de celos y comenzó a discutir acaloradamente con la mujer en el interior de un pub de la calle Colón del citado municipio.

La discusión prosiguió fuera del local. Eran casi las seis de la madrugada cuando el hombre sacó una navaja y le asestó a su compañera una puñalada en el costado derecho, entre el pecho y la ingle.

Las dos amigas que acompañaban a la pareja avisaron a la policía y al Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU), que trasladó a la víctima al Hospital General de Elda, donde permanece ingresada en estado estable con pronóstico reservado en la Unidad de Reanimación. Según fuentes sanitarias, la mujer presenta una herida abdominal y permanece consciente, aunque los médicos "están en actitud expectante".

La policía identificó al agresor, que había compartido vivienda con su pareja en la localidad alicantina de Villena. Ayer por la tarde todavía no había sido detenido, aunque la policía consideraba que el apresamiento del agresor podría producirse "en pocas horas".

La víctima no se encontraba ayer en condiciones de prestar declaración. Aunque la policía da crédito a esta versión de los hechos, estableció una cautela hasta que la víctima pueda relatar con detalle cómo ocurrieron los hechos.

Un portavoz de la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Elda informó ayer por la tarde de que en el momento en que se produjo la agresión no había testigos presenciales. De ahí que los investigadores policiales prefieran aguardar a la recuperación de la mujer y la detención del sospechoso para certificar una versión más detallada de los hechos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de mayo de 2004