Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
57º FESTIVAL DE CANNES

Leonor Watling vive los límites del periodismo en 'Crónicas'

La actriz española Leonor Watling aporta glamour y sex-apeal a Crónicas, una cruenta trama de un asesino en serie y violador de niños que demuestra el prometedor talento creativo del joven realizador ecuatoriano Sebastian Cordero, y que ha sido presentada en la sección oficial Una cierta mirada de Cannes. Rodada en la costa ecuatoriana, la película trata de un grupo de reporteros de una TV sensacionalista, con base en Miami, que se traslada al país suramericano para cubrir el caso de este sanguinario criminal, del cual no existen huellas. Para obtenerlas, los periodistas empiezan a irse en contra de todo principio, de toda ética moral y de su propia integridad. El personaje central está inspirado en tres homicidas colombianos: el terrible asesino y violador de niños Luis Alfredo Garabito; Pedro Alonso López, apodado el Monstruo de los Andes, y Daniel Camargo Barbosa, quienes en su paso por Ecuador mataron a centenares de personas en diferentes épocas.

Espontánea y divertida, la actriz se muestra entusiasta de su caracterización de Marisa, la productora del equipo de TV de la historia: "Me encantó mi personaje", dice, "y el guión era muy interesante, pues sin hacer juicio a nadie, te lleva a plantearte cuál es la más inmoral y la más enferma de las partes involucradas: si un delincuente que obviamente está enfermo o si los periodistas que hacen su trabajo rebasando sin escrúpulos los límites, o si los millones de personas que siguen ese tipo de información, dándole mucha audiencia".

Un personaje fuerte

Watling define a Marisa como "una mujer fuerte y valiente, contrafóbica, de esas personas que corren para adelante cuando tienen miedo. Se amarra a cosas muy masculinas e intenta controlar todo para sentirse segura. Está en un momento de su vida en el que empieza a darse cuenta que lleva rato sin saber bien dónde está".

Cuenta que conoció a Sebastián Cordero en Madrid y que le gustó mucho la película que le contó. "Toda la película habla de los orgullos, de las soberbias humanas, de la maldad y todas sus formas, y del egoísmo proveniente de ésta", y de su personaje "el que encarna ese tipo de egoísmo que tenemos todos, pero que tardamos mucho tiempo en darnos cuenta".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de mayo de 2004