El portavoz del PSC acusa a Pujol de padecer un "delirio paranoico"

El portavoz del Partit dels Socialistes, Miquel Iceta, acusó ayer al ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol de padecer "un delirio paranoico preocupante", causado por el papel de oposición que desarrolla CiU, cuando opina que el PSC impulsa un proceso de "descatalanización" al querer limitar la publicidad en los medios de comunicación social.

"CiU parte de la idea de que un gobierno de Cataluña en el que no estén ellos no es un gobierno como Dios manda", agregó el portavoz del PSC en declaraciones a Efe. Para Iceta, CiU no puede aportar "datos concretos que demuestren esta españolización".

La descalificación de Pujol mediante el insulto no ha generado, de momento, ningún tipo de respuesta, al contrario de lo que aconteció en julio del año pasado, cuando un colectivo de intelectuales suscribió un manifiesto contra la injuria en la política. En aquella ocasión la movilización se fundamentó en la descalificación personal que el entonces conseller en cap, Artur Mas, le dirigió a Pasqual Maragall, de quien dijo que padecía "delirium tremens".

Las declaraciones de Iceta son la espuma de la marejada política desencandenada por el informe anónimo sobre medios de comunicación, que CiU atribuye al Gobierno de izquierdas catalán y del que éste ya ha negado reiteramente y mediante investigación su autoría.

Ayer, la oposición volvió a la carga. El jefe de filas parlamentario de CiU, Artur Mas, advirtió que "el tripartito puede caer si sigue diciendo tantas mentiras" en torno al polémico informe en el que se analizaba la línea editorial de la prensa catalana así como su situación financiera. CiU ha solicitado la comparecencia en el Parlamento catalán del presidente de la Generalitat.También desde la oposición, el popular Josep Piqué criticó al Ejecutivo por escasamente convincente.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS