Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Noguera denuncia el gasto de 14,7 millones en el alquiler de aulas prefabricadas

La portavoz de Educación del Grupo Socialista de las Cortes Valencianas, Ana Noguera, denunció ayer que el Consell destina cada año más dinero al alquiler de las aulas prefabricadas que suplen la carencia de infraestructuras escolares. Según los cálculos efectuados por la diputada socialista, el alquiler de las casi 2.300 aulas prefabricadas que la Administración autonómica tuvo que poner a disposición de los niños valencianos en el año 2003 supuso un desembolso de 14,7 millones de euros. Con ese dinero, afirmó, se podrían haber construido tres nuevos centros escolares. Tras asegurar que el gasto anual en alquiler de aulas prefabricadas ha experimentado un crecimiento "espectacular" desde la llegada del PP al poder en la Generalitat, en 1995, ya que se ha pasado de los 360.000 euros de ese año a la ya citada cantidad del año pasado, lo que supone un incremento que cifró en el 4.000%, Noguera se preguntó si los barracones escolares se han convertido en un "negocio".

La parlamentaria del PSPV explicó que el gasto en alquiler de barracones se disparó a partir de la creación de la empresa Construcciones e Infraestructuras Educativas, SA (Ciegsa), en el año 2001. Hasta entonces, los barracones los contrataba exclusivamente la consejería, pero a partir de ese año la nueva empresa también entra en liza. Así, de los 14,7 millones de euros gastados el año pasado, Educación pagó 5,4 millones por 844 barracones, de acuerdo con datos oficiales, y Ciegsa desembolsó 9,3 millones de euros por el alquiler de 1.454 aulas prefabricadas, según la extrapolación de datos que ha hecho Noguera sobre el gasto por este concepto que figura en la memoria anual de la empresa de 2002, el último ejercicio del que hay información oficial.

"Gran negocio"

Ciegsa fue creada para construir colegios, recordó Noguera, quien mostró su extrañeza por el hecho de que con ella se haya incrementado el número de barracones. La Generalitat ha explicado en ocasiones que los barracones se instalan mientras se construyen o remodelan centros escolares. Pero la diputada socialista muestra sus dudas y considera que en realidad lo que sucede es que "no se construyen los colegios necesarios", de forma que el aumento de aulas prefabricadas "no se debe a que se construye mucho, sino a que sigue creciendo la demanda y no se satisface". "Algo falla", consideró

Noguera manifestó su "sospecha" de que se pueda estar ante un "gran negocio" y señaló en este sentido que estos alquileres son "rentables" para algunos que tienen como cliente a la Consejería de Educación. Ésta, añadió, incurre en la "irresponsabilidad manifiesta y consciente de permitir que la educación se haya convertido en un negocio", ya que, en su opinión, "no le importa dilapidar el dinero público en enseñanza que no es de calidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de mayo de 2004