Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESTRENOS | 'Van Helsing'

Richard Roxburgh, un 'drácula sexy' en 'Van Helsing'

La película de acción de Stephen Sommers rinde tributo a los monstruos del cine

El actor australiano Richard Roxburgh se adelanta a las críticas y recomienda a los "fundamentalistas" de las películas de terror no ir a ver Van Helsing, el último filme de Stephen Sommers (El regreso de la momia y El libro de la selva : la aventura continúa). En la cinta, que se estrena hoy, Drácula, el Hombre Lobo y Frankenstein comparten reparto en una historia repleta de acción y efectos especiales. Roxburgh, a petición del realizador, es un drácula que se comporta como una estrella de rock, "sexy, retorcido y genial". La semana pasada el artista estuvo de promoción de Van Helsing en Madrid junto a dos de sus tres novias en la ficción, la italiana Silvia Colloca y la española Elena Anaya.

MÁS INFORMACIÓN

Roxburgh mantiene una doble vida. Acepta papeles comerciales (Misión imposible 2, La liga de los hombres extraordinarios), pero los alterna con filmes minoritarios. "Desde que hice del malévolo duque de Moulin Rouge he recibido muchas ofertas para hacer de villano. Tengo una carrera amplia y me resulta extraño que se me acoten tanto los papeles en Estados Unidos", explicó el intérprete. "En Australia trabajaba mucho en teatro, en cine de arte y ensayo y estoy pensando hacer otras cosas, como dirigir una película", continuó el actor de Soy el único, que estudió en el prestigioso Instituto Nacional de Arte Dramático de Sidney.

"Inicialmente, me dio miedo hacer el papel de Drácula, porque todo el mundo tiene una idea propia de cómo es. Pero cuando hablé con el director pensé que podría divertirme haciéndolo", confesó. "Lo que más me interesaba era imprimir un lado humano al personaje. Él vivió y, no hay que olvidarlo, fue un gran guerrero en un momento de su vida". Aunque aclaró que se trata, "obviamente, de un filme de acción" que no pretende "profundizar en la psicología de Drácula", como ocurre en Drácula de Bram Stoker, de Coppola.

Fue Hugh Jackman (X-men 2), el actor que encarna a Van Helsing -el héroe que se enfrenta a la galería de monstruos-, quien propuso a Sommers contratar a su compatriota Roxburgh para hacer de Drácula. Un tercer australiano actúa en el filme, David Wenham (El señor de los anillos). ¿Dónde estriba el éxito de los australianos? "La verdad es que no lo sé realmente. Varios de los actores que están triunfando fuera han pasado por un teatro, el Glen Street Theatre, de Sidney. Quizás sea una coincidencia, quizás no", responde.

"He decidido tomar un descanso después de hacer Van Helsing", explica. "He recibido varias ofertas interesantes, sobre todo de teatro, pero quiero preparar con calma mi película", prosigue Roxburgh, quien firmó una cláusula que le obliga a rodar la secuela si ésta finalmente se hace. Sobre su filme, comenta que se trata de "la biografía de un hombre, Raymond Gaita, que ahora es profesor de ética en Londres. Se titula Romulus, mi padre y relata una parte importante de su vida en el desierto australiano y, aunque tiene muchos elementos trágicos, también hay cierto optimismo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de mayo de 2004