Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una madre y su hija mueren apuñaladas en su casa de Barcelona

Los Mossos d'Esquadra apuntan a un robo como móvil del crimen

María Engracia A. V., de 54 años, y su hija Silvia C. A., de 32, fueron asesinadas con arma blanca ayer en su domicilio de Lliçà de Vall, a unos 30 kilómetros de Barcelona, según informaron los Mossos d'Esquadra. La policía autonómica apuntaba a última hora de la tarde de ayer a un robo como la probable causa del doble crimen, aunque no descartaba otras hipótesis.

El marido de la más joven de las fallecidas encontró los cuerpos a las 14.30 horas, cuando volvía de trabajar, en su casa del número 21 de la avenida de Catalunya de dicha localidad barcelonesa. El familiar, miembro del cuerpo de los Mossos d'Esquadra, avisó a la Policía Local. Los mossos, que se hicieron cargo de la investigación, informaron al cierre de esta edición de que aparentemente se trataría de un robo, ya que la casa estaba revuelta y desordenada y un cristal de la parte trasera del inmueble estaba roto. Sin embargo, la policía autonómica no había apreciado la falta de ningún objeto de valor.

Las dos víctimas vivían en una gran casa unifamiliar de dos plantas con jardín con el marido de Silvia y sus dos hijas. María Engracia se había separado de su marido hacía unos cinco años y vivía sola aunque desde hacía algún tiempo su hija y la familia de ésta habían ido a vivir con ella mientras se construía su nueva vivienda.

El crimen conmocionó a la tranquila población, de 5.000 habitantes, y los vecinos de las víctimas no salían de su asombro. "Era una familia muy normal y muy conocida en el pueblo", decía, ayer tarde, una amiga de María Engracia. El ex marido de ésta regenta un negocio de jardinería a unos 25 metros del lugar de los hechos. Dicho negocio permanecía ayer cerrado como todos los lunes.

Otros robos en la zona

Los vecinos de la madre y la hija asesinadas descartaban que se pudiese tratar de un caso de violencia doméstica. "El ex marido ha rehecho su vida y se ha vuelto a casar", comentaba otra vecina. "Además, él le mandaba trabajadores para arreglar el jardín de la casa", apuntaba otra. La pareja tenía otros dos hijos que ya no vivían con la madre. La más joven de las víctimas tenía dos hijas, de seis y dos años, que en el momento del suceso se encontraban en la escuela, según los mossos.

Algunos de los vecinos que se acercaron hasta el número 21 de la avenida de Catalunya de la localidad recordaron que últimamente ha habido más de un robo en la zona.

La comitiva judicial se desplazó hacia las 17.00 horas a la casa para proceder al levantamiento de los cadáveres y los Mossos d'Esquadra acordonaron los alrededores del domicilio, situado en un barrio residencial a las afueras de Lliçà de Vall. El juez de instrucción de guardia de Granollers, que asumió la investigación del caso, ordenó la retirada de los cuerpos a las 18.30 horas y tras ello decretó el secreto de sumario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de mayo de 2004