Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre mata a puñaladas a su pareja y a su hijo de ocho meses en Málaga

17 mujeres han muerto en lo que va de año víctimas de la violencia doméstica en España

La barbarie de la violencia doméstica conoció ayer en Málaga un capítulo espeluznante. Un hombre de 38 años mató a puñaladas a su compañera, de 26 años, y al hijo de ambos, de sólo ocho meses, en la vivienda en la que residían en una humilde barriada de la capital malagueña. Los vecinos vivieron el suceso con estupor, porque, según algunos de ellos, a la pareja nunca se la vio discutir y mantenía un comportamiento "normal". Después de cometer el crimen, el hombre esperó la llegada de la policía en la puerta de la casa, donde lo encontró el presidente de la comunidad de vecinos, quien contó que no paraba de reír. El agresor se entregó sin oposición a la policía.

El suceso se produjo sobre las 16.30 horas en el piso de alquiler donde residía la familia, en una primera planta de un bloque de la calle del Obispo Juan de Ureta, en la barriada de Las Flores.

El detenido, un ciudadano ucranio de 38 años cuya identidad responde a las iniciales I. B., la emprendió a puñaladas con la mujer. La pareja debía estar almorzando a esa hora, ya que en la mesa del salón había un plato con comida y cubiertos.

Según informó el Servicio de Emergencias Sanitarias del 061, la mujer, Irina P, de 26 años y nacionalidad rusa, recibió dos heridas de arma blanca muy penetrantes en la parte alta de la espalda, y varios cortes en los brazos y las piernas no muy profundos.

Miembros de estos servicios sanitarios le prestaron los primeros auxilios y la trasladaron en estado semiinconsciente e intubada al Hospital Regional Carlos de Haya, donde la mujer murió minutos después de ser ingresada. Las heridas en la espalda le habían provocado una intensa hemorragia interna.

El bebé lo recogió de brazos de la madre malherida una vecina que había acudido a los gritos de socorro de ésta. El pequeño presentaba al menos una cuchillada en la espalda. Cuando lo subieron al coche policial en el que fue trasladado al Hospital Materno Infantil ya estaba muerto, según el relato de una testigo.

Gritos de socorro

Alertado por los gritos de socorro de la víctima, también acudió a ver lo que ocurría, armado con "un palo", el presidente de la comunidad de vecinos, Francisco Javier Gómez, que reside en la planta quinta del edificio. Según su relato, encontró al presunto agresor junto al quicio de la puerta de su vivienda, con el arma homicida aún en la mano y riendo.

Gómez comentó que el hombre le enseñó el cuchillo, aunque no precisó si para amenazarle. Asustado, el hombre se apostó en el portal junto a otros vecinos para impedir la huida del agresor.

Según su testimonio, el presunto asesino se entregó sin oponer resistencia a la policía. En el trayecto desde el portal hasta el coche policial, el detenido, pese a estar esposado, se encaró con los vecinos que habían bajado a la calle.

"No nos podíamos esperar una cosa así", relató el presidente de la comunidad, quien aseguró que el agresor siempre mantuvo un comportamiento cordial. "Daba los buenos días, era agradable y nunca se le vio nada extraño", explicó. La familia, que llevaba dos años residiendo en la vivienda, pasaba supuestamente por dificultades económicas, ya que la fallecida solía pedir comida y ropa en la iglesia de la barriada.

La madre del supuesto homicida, que visitó la casa horas después de los hechos, dijo que su hijo estaba enfermo y sufría ataques epilépticos.

En lo que va de año, al menos 17 mujeres han muerto en España víctimas de la violencia doméstica, siete de ellas en Andalucía y tres en la Comunidad de Madrid, las autonomías con más crímenes. Durante el año 2003 murieron en España 70 mujeres a manos de sus parejas o ex parejas.

El Consejo de Ministros dio su visto bueno el pasado día 23 de abril al informe jurídico sobre la Ley Integral Contra la Violencia de Género que el Gobierno pretende aprobar antes del 30 de junio para su posterior trámite parlamentario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de abril de 2004