Sanofi se hace con Aventis y nace el primer grupo europeo del sector farmacéutico

El Consejo de Vigilancia del grupo farmacéutico franco-alemán Aventis reveló ayer noche en París que ha decidido aceptar la oferta de compra formulada por la sociedad francesa Sanofi-Synthélabo. Este grupo ya había declarado su interés por adquirir su rival el pasado 26 de enero y entonces ofreció 47.800 millones de euros. Aventis rechazó la propuesta estimando que el precio era demasiado bajo e hizo saber que estaba abierta a otras propuestas.

El 23 de marzo fue el gigante suizo Novartis quien se dijo interesado por la compra y parecía haber mejorado la oferta situándola alrededor de los 56.000 millones. Y hace muy pocos días Sanofi-Synthélabo ha pujado hasta situarse a la altura del concurrente helvético. Si el 26 de enero Sanofi pretendía comprar la acción de Aventis al precio de 60,3 euros, ahora ha aceptado hacerlo a 69 euros, es decir, un aumento del 14%.

Más información

Mejora de la oferta

Esa voluntad de mejorar la oferta económica ha ido acompañada de una presión política intensa. El ministro de Industria, Patrick Devedjian, y el de Sanidad, Philippe Douste-Blazy, habían insistido ayer mismo en que "ese gran grupo sería algo muy conveniente para nuestra industria", sentenció el titular de Sanidad, sumándose a declaraciones anteriores del ministro de Economía y Finanzas, Nicolas Sarkozy, y del propio primer ministro, Jean Pierre Raffarin.

El nuevo gigante salido de la operación será el primero de Europa dentro del sector farmacéutico y el tercero dentro de una clasificación mundial, pero es una consideración que queda pendiente de la aprobación de la Comisión Europea y de su tribunal de la competencia que podrían reclamar la cesión de ciertas actividades y modificar así el perímetro de la sociedad.

Los sindicatos contemplan con gran inquietud la puja por Aventis, convencidos de que "cuanto más alto sea el precio pagado, mayores sacrificios sociales se exigirá a los trabajadores". Lo cierto es que el grupo franco-alemán, que ya es hijo de una fusión, no ha logrado nunca capitalizar el potencial que se suponía debía desprenderse de la unión de Rhone Poulenc y Hoechst en 1999, ya con la intención de transformarse en líderes de la farmacia en Europa.

Que el propósito no se ha realizado parece probarlo el que hoy una sociedad que tienen un volumen de negocio menor, como es Sanofi-Synthélabo, esté en disposición de hacerse con la propiedad de Aventis. Fuentes cercanas a la dirección del grupo franco-alemán han puesto de relieve que "el destino que se dé a los directivos de Aventis puede ser determinante". Y en ese sentido se ha sabido que el presidente de Aventis debiera cobrar 24,6 millones de euros de indemnización, un tema que quizás querrá discutir una próxima Asamblea General de accionistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de abril de 2004.

Lo más visto en...

Top 50