Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CAMBIO POLÍTICO | Traspaso de poderes

Aznar se compromete ante Zapatero a entregarle un balance de cada ministerio

El último encuentro entre ambos antes de la investidura transcurrió en un clima de "cordialidad"

El presidente del Gobierno en funciones, José María Aznar, se comprometió ayer ante el próximo presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, a entregarle un informe de balance de situación de todos los ministerios para los titulares entrantes. Asimismo, Aznar entregó a Zapatero un organigrama de la Presidencia del Gobierno a petición del presidente entrante. Fue el quinto y último encuentro que Aznar y Zapatero han mantenido como líderes de las principales formaciones nacionales y cuyo objetivo fue culminar el traspaso de poderes, iniciado el 15 de marzo.

La reunión de ayer, la última de Aznar y Zapatero antes de la investidura, transcurrió, según fuentes próximas a ambos, por cauces de "mayor cordialidad y normalidad" que la precedente, celebrada el 25 de marzo y que tenía por objetivo, como la de ayer, preparar el traspaso de poderes entre el Gobierno saliente del PP y el entrante, del PSOE.

Aznar salió a recibir a Zapatero al pie de las escaleras de su residencia en La Moncloa y, cuando el próximo presidente del Gobierno se disponía a bajar del coche, se acercó a saludarle hasta la puerta del vehículo. Hubo un primer apretón de manos antes de acceder al interior del palacio, repetido para que pudieran captarlo los informadores gráficos, quienes también accedieron a la vivienda para recoger la imagen de ambos políticos charlando de forma distendida.

Pero no hubo más información oficial. Ni Aznar ni Zapatero comparecieron ante los medios de comunicación al finalizar la reunión. Parecía que sólo pretendían ofrecer ante la sociedad española una imagen de normalidad y cordialidad; sobre todo, tras la dureza de la campaña electoral y la agresiva reacción de Aznar tras la anterior entrevista por la negativa de Zapatero a autorizar por escrito el relevo de las tropas españolas en Irak.

Zapatero no ocultó entonces a sus colaboradores más cercanos su "preocupación" por la situación en que encontró a Aznar. De ahí que ayer, en ámbitos próximos a Aznar y Zapatero, se insistiera en la "cordialidad" que rodeó el desayuno de trabajo, que se prolongó una hora.

Aznar y Zapatero dedicaron parte del encuentro a hacer balance del traspaso de poderes que se inició el 15 de marzo, al día siguiente de la celebración de las elecciones, y culmina este fin de semana con la salida del primero de La Moncloa y la entrada del segundo. Zapatero jurará su cargo ante el Rey el sábado, tras ser investido el viernes en el Congreso, y el lunes celebrará su primer Consejo de Ministros.

Ambos políticos pasaron ayer por alto las fricciones del traspaso de poderes y soslayaron sin problemas la convocatoria de las elecciones europeas del 13 de junio, que inicialmente tenía previsto realizar el Gobierno del PP en funciones y que ha cedido, después de que ésta la reclamara, al Ejecutivo socialista entrante.

Ayer, Aznar, en un gesto de normalidad, se comprometió ante su sucesor a que los nuevos ministros dispongan de un informe de balance de situación de sus respectivos departamentos. Aznar también entregó ayer a Zapatero un organigrama de la Presidencia del Gobierno, que éste le solicitó en la reunión.

Aznar y Zapatero también hablaron de "política". La situación del desafío terrorista ocupó una parte importante del encuentro, aunque ambos políticos no quisieron ofrecer detalles de lo tratado. Fuentes próximas a ambos estiman que esa parte del encuentro fue "cordial", ya que Zapatero, desde que ganó las elecciones, dejó claro que mantendrá su compromiso con el PP en la lucha contra el terrorismo, en los mismos términos del Pacto por las Libertades suscrito en diciembre de 2.000.

También hablaron de la situación internacional y económica, en un clima más distendido que hace tres semanas. "El 25 de marzo, Aznar aún no se había hecho a la idea de que había perdido las elecciones. Ahora, empieza a asimilarlo", decían ayer en medios socialistas.

Aznar y Zapatero han celebrado cinco encuentros en los cuatro años en que han encabezado las principales formaciones políticas de España. Los dos primeros -justo después de que Zapatero fuese elegido secretario general del PSOE, y para cerrar el Pacto Antiterrorista- transcurrieron en un clima de cordialidad. Pero desde diciembre de 2.001, tras la visita de Zapatero a Marruecos, Aznar endureció su relación con el líder del PSOE y no volvieron a reunirse hasta las vísperas de la guerra de Irak, hace un año, y el traspaso de poderes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de abril de 2004