Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA POSGUERRA DE IRAK

El ministro del Interior iraquí dimite a petición de Bremer

El ministro iraquí del Interior, Nuri Badran, aseguró el jueves que presentaba su dimisión del cargo porque así se lo pidió el jefe de la Administración Civil de Irak, el estadounidense Paul Bremer. "Primero escuché informaciones de que Bremer no estaba satisfecho con mi trabajo, algo que me llevó a verle para preguntar si eso era verdad", dijo Badran, un musulmán chií, en una conferencia de prensa.

"Entonces, [Bremer] me dijo que el problema era que en un mismo Gobierno los ministros de Interior y de Defensa no pueden ser los dos chiíes, y por ello presenté mi dimisión y espero que ayude a conseguir un balance en el Gabinete interino", añadió.

Bremer creó la semana pasada el Ministerio de Defensa y colocó al frente a Alí Abdelamir Alaui, también creyente de la rama chií del islam, comunidad que constituye el 60% de la población de Irak.

Badran, nacido en el año 1943, es un chií que sirvió en el derrocado régimen de Sadam Husein como embajador en Rusia, antes de huir de Irak tras la invasión de Kuwait en 1990. Posteriormente, se unió a la Entente Nacional Iraquí, movimiento liderado por Iyad al Alaui.

Las afirmaciones de Badran no fueron comentadas por el Consejo de Gobierno interino, pero su dimisión parece que sorprendió a los norteamericanos de la Administración de Bremer, que nada más escuchar el anuncio de la dimisión abandonaron la conferencia de prensa y se pusieron a hablar por sus teléfonos móviles.

La dimisión de Badran, la primera de un miembro del Gobierno iraquí, se produjo en pleno enfrentamiento entre los seguidores del líder radical chií Múqtada al Sáder y las tropas ocupantes. A esto se sumaron los combates entre las fuerzas estadounidenses y los insurgentes suníes en el llamado triángulo suní, al este del país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de abril de 2004