Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ICS considera prioritario mejorar las urgencias de Vall d'Hebron

Los servicios de urgencias hospitalarios han sido los más castigados por el proceso de descapitalización que han sufrido los centros del Instituto Catalán de la Salud en los últimos años. Así lo afirmó ayer el gerente del Instituto Catalán de la Salud (ICS), Raimon Belenes en el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, uno de los ejemplos más tácitos de que el progresivo aumento de la demanda asistencial y el deterioro físico del centro por el paso de los años no se ha correspondido con el incremento de las inversiones económicas y de personal. "Es lamentable que los profesionales tengan que trabajar en unos servicios de urgencias tan saturados y en unas condiciones de trabajo tan precarias", dijo Belenes.

En el acto de presentación del nuevo gerente del Hospital Vall d'Hebron, José Luis de Sancho, quien tomará posesión del cargo el próximo jueves, el responsable del ICS consideró una "prioridad" la modernización y ampliación de varios servicios de este centro sanitario, entre ellos el de urgencias.

Belenes señaló que la consejera de Salud, Marina Geli, está negociando con el Departamento de Economía y Finanzas la inclusión en los presupuestos de la Generalitat para este año -que se están elaborando- de una partida generosa para acometer estas obras. Sólo en la mejora de las urgencias de Vall d'Hebron se requiere un mínimo de seis millones de euros. Las necesidades de inversión en los siete hospitales restantes del ICS y en los centros de atención primaria son también urgentes y exigirán "un gran esfuerzo" del Gobierno catalán, según Belenes. En concreto, consideró necesario destinar entre 300 y 600 millones de euros anuales, en un periodo no inferior a dos legislaturas, para compensar lo que se ha dejado de invertir en los últimos años.

Urgencias saturadas

Vall d'Hebron, un complejo sanitario con un área de influencia de 500.000 personas, atiende a casi 120.000 pacientes al año en los servicios de urgencias. La saturación en este servicio se ha vuelto endémica y ya no es un fenómeno propio y exclusivo de los periodos de máxima incidencia de la gripe, como ocurre en otros centros. Los lunes, lo habitual es que más de una veintena de pacientes lleven al menos 24 horas aparcados en una camilla en los pasillos de urgencias porque no se han firmado altas en hospitalización y no hay camas disponibles", lamenta Josep Maria Casanellas, jefe de admisiones de Urgencias de Vall d'Hebron.

El nuevo gerente del complejo sanitario consideró ayer un "gran reto" gestionar un centro de la magnitud de Vall d'Hebron y se comprometió a introducir nuevas formas de gestión, lo que también consideró "complejo".

José Luis de Sancho sustituirá a Jordi Colomer al frente de Vall d'Hebron, que asumirá la gestión del Hospital de Sant Pau, perteneciente a la Red de Hospitales de Utilización Pública.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de marzo de 2004