Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Díaz Esteban dedica al retorno judío su discurso en la Academia de la Historia

El académico Fernando Díaz Esteban, catedrático emérito de Lengua y Literatura Hebrea de la Universidad Complutense, dedicó ayer su discurso de entrada en la Real Academia de la Historia al frustrado retorno a España de los judíos en el siglo XVII, tema al que aportó nuevos documentos. Díaz Esteban ocupará la vacante de Alvaro Galmés de Fuentes. Le contestó Joaquín Vallvé Bermejo.

Según Díaz Esteban, la vuelta de los conversos fue planteada en España por motivos puramente económicos, pues la Hacienda pública estaba en ruina y los "hombres de negocios" judíos contaban con gran capital y una importante organización comercial que podía proporcionar un alivio. En su discurso, Díaz Esteban comentó la gran diferencia entre los judíos castellano-aragoneses y los portugueses, pues, si bien los primeros pudieron marcharse y conservar su religión en 1492, los segundos fueron obligados por el rey don Manuel de Portugal a convertirse el año 1497, lo que provocó que muchos de sus hijos y nietos procuraran conservar en secreto algunas prácticas como no comer carne de cerdo o respetar el descanso sabático. De hecho, existía, según Díaz Esteban, lo que ha sido llamado "el problema social converso", hasta tal punto que, cuando Felipe III de España y II de Portugal permitió que los conversos pudieran salir a otros países, muchos de ellos volvieron al judaísmo y la palabra "portugués" llegó a ser sinónima de judío.

En la época de gobierno del conde-duque de Olivares, puntualizó Díaz Esteban, España llegó a plantearse seriamente el retorno de los conversos y judaizantes hispano-portugueses que habían salido de la Península, en parte para paliar la inminente ruina de la Hacienda pública.

Manuscritos inéditos

Para corroborar esta situación, Díaz Esteban dio a conocer en su discurso, titulado El frustrado retorno de los judíos en el siglo XVII: nuevos documentos, manuscritos inéditos procedentes de dos fuentes, una de las cuales son las cartas dirigidas al conde-duque de Olivares por el fraile predicador Tello de León, aspirante a espía, explicó el académico. Este predicador, fraile granadino de la orden de la Santísima Trinidad y afamado orador, informa al conde-duque sobre las gestiones que llevan a cabo unos portugueses en Génova para atraerse a conversos y judaizantes a la rebelión portuguesa ofreciéndole la vuelta a Portugal. La segunda fuente dada a conocer es un tratado, muy deteriorado y sin imprimir, que perteneció al Colegio Mayor de Cuenca y que contesta a un memorial no conservado en el que los judíos establecían condiciones para volver. El tratado, que estaba probablemente dirigido al rey por un jurista, está escrito en torno a 1640, pero en él una segunda mano posterior ha corregido, tachado y añadido referencias antijudías y contra el duque de Braganza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de marzo de 2004