El diario 'USA Today' reconoce el fraude informativo de uno de sus reporteros estrella

Jack Kelley, candidato al premio Pulitzer, fabricó reportajes y plagió varias publicaciones

Hace un año fue el New York Times, ayer le tocó al Usa Today. El diario estadounidense reconoció en portada que uno de sus reporteros estrella, Jack Kelley, cometió los mismos errores que Jayson Blair, el ambicioso periodista que casi acaba con la reputación del New York Times. Kelley inventó, plagió y en el mejor de los casos adornó muchas de las jugosas historias con las que deleitaba a sus lectores y a sus jefes. El nuevo caso de fraude informativo ha vuelto a estremecer al mundo periodístico estadounidense.

En mayo del año pasado, el escándalo Blair provocó la peor crisis del Times y causó la dimisión de su entonces director, el polémico Howell Raines. El Usa Today parece encajar la crisis con más serenidad. "Una amplia investigación ha desvelado que los pecados periodísticos de Kelley fueron muchos y variados", confesó el diario, "contrariamente a lo que publicó, Kelley no pasó una noche con terroristas egipcios en 1997; ni conoció a un colono judío llamado Avi Shapiro en el 2001; ni a un estudiante paquistaní que le mostró una foto de las torres Sears de Chicago; ni se trasladó a la frontera entre Afganistán y Pakistán en el 2002 (el periodista nunca salió del hotel Marriot de Islamabad); ni entrevistó a la hija de un general iraquí en el 2003 ni tampoco participó en la investigación para capturar a Bin Laden".

Todo fue mentira. El resto fueron medias verdades. Kelley se inventó los detalles de un artículo sobre un atentado suicida que le situó entre los finalistas del Pulitzer (el máximo galardón del periodismo estadounidense) en el 2001. Los reportajes que mandó desde Egipto, Rusia, Chechenia, Kosovo, Yugoslavia, Israel, Cuba y Pakistán fueron fruto de su imaginación y también plagió ampliamente otras publicaciones entre ellas, el Washington Post, el Jerusalem Post y el Chicago Tribune.

Kelley, 43 años, era un hombre de la casa. Llevaba 21 en el Usa Today, el único diario para el que había trabajado. Sus jefes propusieron su candidatura al Pulitzer en cinco ocasiones. "Como institución hemos fallado a nuestros lectores y me disculpo por ello", dijo Craig Moon, el editor del rotativo, "en el futuro nos aseguraremos que este tipo de abusos no vuelva a ocurrir".

El Usa Today revisó uno por uno los 720 artículos que Kelley escribió de 1993 al 2003 y luego interrogó a su reportero durante más de 20 horas. En las entrevistas, Kelley negó haber cometido ninguna falta. "Tengo la impresión de que me están tendiendo una trampa, Nunca he fabricado nada", declaró.

Guiones para cómplices

El periodista dimitió de su puesto el pasado enero cuando empezaron a aparecer las primeras pistas sobre los fraudes. Pero Kelley no sólo mintió. También animó a que otros mintieran por él. Escribió guiones para que tres personas con las que había trabajado, dos traductores y un empresario israelí, confirmarán su versión de los hechos. Y no sólo fantaseó en sus artículos. En discursos ante grupos como la Asociación de la Prensa Evangélica, se inventó acontecimientos que nunca ocurrieron. A lo largo y ancho de dos páginas, en una confesión muy parecida a la que hizo el New York Times, el Usa Today desarticuló y desmintió ayer las historias más jugosas y llamativas de Kelley, las que le convirtieron en uno de sus reporteros estelares.

En febrero del 2000, el periodista narró la increíble historia de Yacqueline, una inmigrante cubana que se había ahogado tratando de alcanzar las costas estadounidenses, con su hijo pequeño. La única prueba de Kelley era la foto de la joven muerta, tomada días antes de su fatídica aventura. La investigación del Usa Today desveló que la mujer en cuestión se llama Yamilet Fernández, está viva, embarazada y reside con su marido en el sur de EE UU donde llegó legalmente hace un año.

En un artículo publicado el 9 de agosto del 2001, Kelley contó cómo había sido testigo presencial del atentado cometido contra una pizzería de Jerusalén y cómo, momentos antes del bombazo, se tropezó con un hombre que luego resultó ser el palestino suicida. Los investigadores del Usa Today que viajaron a Israel para contrastar la historia descubrieron que ninguno de los detalles coincidía.

Jack Kelley.
Jack Kelley.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS