Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 2004

Toda la oposición acusa al Gobierno de manipular y ocultar información

La de ayer fue una jornada de reflexión inédita. Todos los partidos, con excepción del PP, acusaron al Gobierno de manipular y ocultar información sobre la autoría de la matanza del jueves en Madrid, por temor a verse perjudicado hoy en las urnas. Coincidieron en recriminar al Ejecutivo su empeño en seguir responsabilizando a ETA de la cadena de atentados, cuando todas las pistas apuntaban al terrorismo islamista.

Las críticas arreciaron tras las comparecencias del ministro portavoz, Eduardo Zaplana, a mediodía, y del de Interior, Ángel Acebes. En medio de la presión, Acebes volvía a comparecer a las ocho de la tarde para informar de la detención de un grupo de marroquíes e indios. Pese a todo, Acebes insistió en no descartar a ETA.

Desde La Moncloa, el ministro portavoz, poco después de la una de la tarde, se mantuvo en la tesis expresada la víspera por José María Aznar sobre la autoría de ETA sin descartar el terrorismo islamista. Zaplana fue más lejos al señalar que "algunos quieren descartar que sea ETA, cuando todo apunta a que sea esta banda". Una hora después, el ministro del Interior se ratificaba en lo mismo.

Esta posición del Gobierno generó una reacción airada de la oposición. El dirigente del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, dijo que los españoles se merecen un "Gobierno que no les mienta". Confesaría por la noche que el líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, llamó por la tarde a Acebes, mientras el Gobierno seguía apuntando a ETA, para notificarle al ministro que sabía desde hacía horas que la autoría era del terrorismo islámico. El PSC pidió poco después la dimisión de Acebes.

IU acusó al Gobierno de dar un "golpe de Estado informativo" al "empecinarse en que ETA es la autora de los atentados". También Román Rodríguez, de Coalición Canaria, aliado tradicional del Gobierno, dijo tener "la impresión de que el PP utiliza el atentado terrorista de forma partidista", lo que es "reprobable".

Consecuencias imprevisibles

El secretario general adjunto de CIU, Pere Macias, advirtió que si se reteviera información o se engañara a la opinión pública un día antes de las elecciones "se abriría una crisis moral y política de consecuencias imprevisibles".

El portavoz de ERC, Joan Ridao, aseguró que cada hora que pasa crece "la confusión, la impresión de vivir una democracia de opereta y la sospecha de un engaño con finalidades electorales".

El presidente del PNV, Josu Jon Imaz, expresó su deseo de que la "confusión" generada por el Gobierno "no sea una estrategia para ocultar que la política exterior de Aznar y su implicación en una guerra en contra del criterio de la ONU y de los socios europeos ha traído el terrorismo islámico al España". Imaz recordó que Aznar prometió acabar con ETA en cinco años, y ahora se retira dejando dos terrorismos si se confirma la hipótesis" del terrorismo islamista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de marzo de 2004