Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MATANZA EN MADRID | La investigación

Los detonadores utilizados por los terroristas en el atentado proceden de varias partidas

Los investigadores creen que el material pudo ser sustraído poco a poco en un largo periodo

Los detonadores y los explosivos utilizados en los cuatro atentados contra los trenes de cercanías procedían de distintas partidas y tenían tiempos de retardo diferentes. Éstos eran del mismo modelo, igual que seis de los siete detonadores encontrados en la furgoneta Renault Kangoo presuntamente utilizada por los autores de la matanza para transportar los explosivos, según informaron fuentes de la investigación. Ese dato permite concluir que no pudieron ser robados al mismo tiempo, sino poco a poco durante un largo periodo, previsiblemente en alguna explotación minera o en una cantera.

Expertos de la lucha antiterrorista sostienen que ETA nunca ha trabajado con materiales tan heterogéneos por lo que la hipotética autoría de esta organización aparece cada vez más lejana.

Los detonadores Riodets encontrados por la policía en la furgoneta y en una de las mochilas colocadas en uno de los trenes tienen distintas numeraciones. La mayoría son del número 2, aunque también los hay de los números 3 y 5. El tiempo de retardo también es diferente y estos son del tipo de retardo corto y microrretardo.

Una de las hipótesis que más fuerza tiene es la de que una o varias personas que trabajasen en una explotación minera o en una cantera hubieran sustraído durante largo tiempo los detonadores -de ahí que procedan de remesas diferentes- aunque los investigadores reconocen la dificultad de que ese procedimiento se haya empleado también en el robo de los explosivos. Y ello, según las citadas fuentes, porque los detonadores se compran en cajas, y no parece difícil para un artificiero distraer alguno, mientras que la goma-2 no se usa en grandes cantidades, por lo que ir robando de poco en poco hasta los más de 100 kilos que se emplearon en el atentado parece una labor ingente.

Otras hipótesis

Fuentes de la investigación también estudian la posibilidad de que algún empleado de ese tipo de explotaciones pudiera haber encargado una partida de goma-2 a nombre de la empresa, pero ocultándolo a los propietarios. La Guardia Civil ha descartado robos de material de ese tipo ni en origen ni durante el transporte. En la actualidad se realizan comprobaciones sobre los robos en destino.

Estos datos, según fuentes de la investigación, restan valor a la hipótesis de la autoría de ETA y posibilitan otras. Una de las que adquiere más peso apunta hacia grupos radicales islamistas vinculados a Al Qaeda, aunque sin descartan organizaciones de tipo mafioso.

Por otro lado, un policía municipal relató ayer al alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, cómo encontró en la estación de El Pozo del Tío Raimundo una mochila con explosivos, mientras buscaba personas heridas en los vagones del tren de cercanías, informa Efe. El artefacto fue explosionado por la policía en el lugar del hallazgo y, por tanto, no se trata de la bolsa de deportes que poco después fue encontrada en el mismo tren y que con los equipajes de otros viajeros fue trasladada a la comisaría de Vallecas. Esta mochila, desactivada por los artificieros, es una de las principales pistas.

"Vi un bulto en el suelo, una mochila negra tipo bolsa y me pareció sospechoso, porque pesaba unos 10 kilos", dijo el agente Jacobo Barrero, que inmediatamente la abrió y vio que contenía un "tupper con un teléfono móvil encima y unos cables rojos y negros".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de marzo de 2004