Economía aprueba la nueva retribución de las renovables

Un decreto para reducir emisiones obligará a cerrar 12 térmicas

El Consejo de Ministros aprobó en su última reunión de esta legislatura el nuevo modelo retributivo de las energías renovables o limpias, en el que se fija un marco estable para las inversiones en el sector hasta el año 2010. Las ayudas se estiman en 5.742 millones de euros y repercutirán en la factura de la luz de los consumidores. Al final del periodo se estima que las renovables deberán cubrir el 33% de la demanda eléctrica.

El decreto ha sido negociado con todos los sectores afectados, desde la grandes productores de energía eólica a los pequeños de la fotovoltaica, pasando por los futuros desarrollos de nueva generación, como la aplicación del movimiento de las olas.

Casi todos celebran la publicación del decreto porque despeja las incertidumbres existentes con la actual normativa que actualizaba las primas anualmente a discreción de la administración.

La Plataforma Empresarial Eólica, que agrupa a los grandes parques de molinos ha acogido con satisfacción el nuevo marco jurídico. "Establece por primera vez mecanismos de retribución que permite un conocimiento riguroso de los retornos de las inversiones en el largo plazo y garantiza las primas frente a futuras modificaciones de la normativa", según un portavoz. Ambos aspectos contribuirán, añade, a dinamizar la instalación de 7.000 megavatios de potencia más hasta alcanzar los 13.000 que fija el plan de fomento de energías renovables.

El nuevo modelo retributivo permite compatibilizar dos modelos diferenciados; la tarifa regulada que toma como referencia la tarifa eléctrica media anual o la participación directa en el mercado con el resto de las energías convencionales. Esta modalidad será incentivada con un 10% de la tarifa eléctrica media, adicional.

Frente al potente sector eólico, el diminuto parque solar también obtiene ventajas. Hasta ahora sólo podían cobrar la prima más alta (66 de las antiguas pesetas por kilovatio / hora) las instalaciones menores de 5 kilovatios de potencia. Con el nuevo decreto podrán acogerse a percibir 0,42 euros cualquier instalación hasta 100 kilovatios de potencia. Esta retribución, según el presidente de las fotovoltaicas, Javier Anta, elimina uno de los grandes obstáculos al desarrollo de esta tecnología en la que España es puntera en el mundo en la fabricación y exportación, mientras apenas dispone de 24 megavatios de potencia instalados.

La secretaria de Medio Ambiente del PSOE, Cristina Narbona, es muy crítica con el decreto. Cree que "no facilita la viabilidad de la energía eólica marina, la biomasa, los biocarburantes, los purines ni los lodos".

Por otro lado, el Gobierno aprobó en la misma sesión la trasposición de una Directiva que limita las emisiones a la atmósfera, entre otros contaminantes, del dióxido de azufre, los óxidos de nitrógeno y amoniaco que vierten las grandes centrales térmicas y que son los causantes de la llamada lluvia ácida. El cumplimiento de estas limitaciones obligará al cierre de unas 12 de las 57 centrales térmicas que que el sector eléctrico tiene en funcionamiento en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 13 de marzo de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50