Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Perseguir narcos a 1,93 euros la hora

Las malas condiciones laborales de los agentes de vigilancia aduanera dificultan la lucha contra el fraude, según el colectivo

La prensa calificó esta situación como una huelga a la japonesa. Los cerca de 1.600 funcionarios del Servicio de Vigilancia Aduanera decidieron hace un año entrar en conflicto y se empeñaron en batir todos los registros: aumentaron sus resultados un 83% hasta 4.400 millones de euros. Aunque pertenecen a la Agencia Tributaria, llevan armas, usan helicópteros y lanchas, pinchan teléfonos y combaten el fraude como cualquier servicio policial.

"Nos llaman los pistoleros de Hacienda, la soldadesca, pero nuestra situación empieza a ser insostenible, a pesar de que siendo el 6% de todos los funcionarios de Hacienda, logramos el 30% de los resultados. Da la sensación de que no se quiere tener una buena policía fiscal", dicen representantes de todas sus asociaciones. Un ejemplo sangrante es el precio al que cobran la hora extra: 1,95 euros.

Los agentes del Servicio de Vigilancia Aduanera han sido protagonistas de algunas de las más importantes operaciones contra el narcotráfico y el contrabando, hasta el punto de que algunos de ellos han inspirado el libro La Reina del Sur, de Arturo Pérez- Reverte y aparecen en la novela con nombre y apellidos.

En un artículo escrito por este autor en EL PAÍS y refiriéndose a estos hombres, llega a decir de uno de ellos: "Hace un par de horas se tiró de noche en medio del Estrecho para revisar un pesquerillo sospechoso que se acercaba a la costa sin luces, y luego salió de allí agarrado al patín, en medio de una marejada que me hizo temer que terminara en el agua. Apenas subió a bordo le pregunté cuánto cobraba por aquello, lo dijo, y todavía me estoy partiendo de risa. Atravesada, pero risa". Pérez-Reverte supo en aquel momento que la hora extra de un agente de este servicio está estipulada en 1,93 euros, cantidad que permanece invariable desde 1991. Ningún otro colectivo de la Administración percibe cantidad semejante.

Las quejas de este colectivo van mucho más allá de la mera reclamación salarial. Sus tres asociaciones profesionales llegaron a firmar un manifiesto en el que exponen una situación de discriminación y agravio comparativo. No se cubren las bajas ni las jubilaciones, la oferta de empleo es la más baja comparada con otros colectivos, y las pagas por productividad son inferiores, a pesar de que obtienen los mejores resultados. "Muchos agentes están pidiendo traslados a cualquier otro sitio de la Administración", dicen sus representantes.

Problemas para investigar

"Da la sensación de que nos quieren exterminar, de que no interesa una verdadera investigación policial de los grandes asuntos de fraude". Esta última crítica es muy similar a la que vertieron hace algunas semanas representantes del cuerpo de inspectores de Hacienda. "Si seguimos por este camino, será muy difícil investigar las grandes bolsas de fraude, al menos desde una perspectiva policial", dicen los de Vigilancia Aduanera.

Representantes de sus asociaciones exponen una falta de efectivos y una creciente desmoralización del colectivo. En 1993, el servicio contaba con 1.796 efectivos y en 2002 la cifra bajó a 1.541, según las cifras de las memorias. "Vemos que otros departamentos con menos resultados obtienen un dinero en productividad que supera en un 72% el que nosotros percibimos. A pesar del riesgo de nuestro trabajo, tenemos los mismos seguros que un funcionario que esté sentado delante de una mesa". La media de edad de estos agentes es cada vez más alta. "Actualmente hay gente en el mar con más de 55 años persiguiendo a narcotraficantes", dice un representante.

Un portavoz de la Agencia Tributaria elude hablar de un conflicto e incluso evita destacar los resultados de este servicio: "Los resultados de la Agencia Tributaria son resultados globales en cuya consecución participan todos los funcionarios, esfuerzo que no es atribuible a ningún cuerpo en particular y sí a la combinación de distintas formas de trabajar, unas más cercanas a técnicas policiales y otras más próximas a las técnicas de auditoría contable".

Respecto a la retribución de las horas extra, dicho portavoz sostiene que "existe un convenio horario firmado por los sindicatos. La prueba de que es muy ventajoso es que durante 10 años no ha sido denunciado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de marzo de 2004