El alcalde de Sant Feliu de Guíxols dimite después de que Sanidad le instara a clarificar su dedicación laboral

El alcalde de Sant Feliu de Guíxols, el convergente Joan Alfons Albó, ha presentado su dimisión irrevocable a la alcaldía y ha anunciado su retirada de la política. La dimisión se produce tras una investigación por presunto absentismo de su trabajo en el Departamento de Sanidad. Aunque Sanidad cerró hace unos días el expediente informativo admitiendo no poder probar ninguna irregularidad, la consejera Marina Geli le conminó a clarificar sus actuales funciones en la Agencia Catalana de Seguridad Alimentaria, manifiestamente incompatibles con la alcaldía y con su dedicación a una clínica veterinaria privada.

Joan Alfons Albó, alcalde desde 1999 y con mayoría absoluta desde las pasadas municipales, desvinculó ayer su dimisión de la investigación llevada a cabo por Sanidad y las denuncias públicas del sindicato Comisiones Obreras. Albó recordó que había quedado probado el cumplimiento de su trabajo en los últimos cinco años. El alcalde mantiene que ante la perspectiva de convertirse en un político profesional, dejando su trabajo en Sanidad, ha optado por continuar como funcionario.

Ante la polémica desatada por la investigación, Sanidad optó por el estricto control del actual horario laboral del alcalde en la Generalitat en lugar de hurgar en su pasado profesional. Sanidad tenía el convencimiento de que la intensa actividad laboral de Albó -alcalde, responsable de auditorías de la Agencia Catalana de Seguridad Alimentaria y veterinario en una clínica privada- era insostenible.

El Gobierno tripartito tampoco estaba dispuesto a conceder a Albó una autorización de compatibilidad como la que el alcalde obtuvo del Gobierno de CiU y que le hubiera permitido ejercer, al menos sobre el papel, sus tres trabajos. Albó reconoció ayer en una entrevista a Ràdio Sant Feliu que la consejera de Sanidad, Marina Geli, le conminó a decidirse. "La consejera me dijo que, teniendo en cuenta la importancia de la actual tarea, debía decidir entre coger la excedencia como funcionario y tener dedicación exclusiva como alcalde o bien incorporarme a jornada completa", explicó.

A pesar de que Sanidad resolvió cerrar la investigación sin consecuencias, no evitó difundir algunos datos llamativos, tales como que Albó no estuvo obligado a fichar durante cinco años o que fue trasladado del puesto objeto de investigación pocos días antes de la llegada del nuevo Gobierno.

Por otro lado, el sindicato CC OO aseguró que en los últimos años no les constaban actuaciones profesionales de Albó y dijo estar dispuesto a llevar el caso ante la Fiscalía. CiU emitió ayer un comunicado en el que atribuye la dimisión de Albó "a la presión a la que ha estado sometido durante los últimos días". CiU aseguró también que el actual grupo municipal "garantiza la continuidad de la buena tarea" del alcalde dimisionario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0009, 09 de marzo de 2004.

Lo más visto en...

Top 50