Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 2004

Chaves reclama a Rajoy que demuestre su apuesta por la regeneración democrática

El candidato socialista pide al PP que trate con "más respeto" a Teófila Martínez

El candidato socialista a la presidencia de la Junta viajó ayer a "territorio comanche". En su segundo recorrido electoral por la provincia de Jaén en lo que va de campaña, Manuel Chaves estuvo en Baena, La Carolina, Baeza y Úbeda, municipios todos ellos con gobiernos municipales del Partido Popular. El socialista eligió un almuerzo con militantes en La Carolina para reclamar a Mariano Rajoy que demuestre con hechos su apuesta por la regeneración democrática porque "la mayoría de un partido no puede legitimar jamás el que se acalle a la minoría".

El regidor de La Carolina es el octogenario Ramón Palacios, un alcalde que lo fue también con Franco y desde 1983 con el Partido Popular. La localidad jiennense, de 15.000 habitantes, parecía ayer un enorme plató de cine vacío. Calles relucientes, bancos públicos muy anchos y modernos, plantas podadas a punto de brotar y cientos de banderolas con la cara de Palacios, que se presenta candidato al Senado. Ni Mariano Rajoy ni Teófila Martínez compiten electoralmente en La Carolina, sólo Palacios. Chaves y Zapatero también, aunque la propaganda socialista apenas si llega a una tercera parte de la del popular.

Chaves eligió este lugar para dar su primer paseo electoral de la campaña en busca del cara a cara con los votantes. Pero lo que ocurrió es que a las dos de la tarde no había nadie en las racionalistas calles carolinenses y el candidato, acompañado por una nutrida cohorte de dirigentes socialistas, apenas si puedo saludar a los autóctonos, aunque sí estrechó las manos de tres paquistaníes con anchas sonrisas. En el trayecto, Chaves tuvo la suerte de encontrar a una veterana militante del PSOE, quien recordó que su marido se "marchó con el carné". Y a cada paso, una furgoneta de Ramón Palacios con potente megafonía pidiendo el voto. Todo muy extraño.

El candidato a la presidencia de Junta dejó en manos del consejero de la Presidencia y secretario general del PSOE de Jaén, Gaspar Zarrías, la munición gorda contra el alcalde. Éste denunció los métodos "caciquiles y clientelares de don Ramón" que "impide encontrar trabajo a los que no pasan por el aro en el Ayuntamiento" y a las empresas instalarse "si no dan el cabezazo" ante el alcalde.

Aunque eludió hablar de miedo sí dijo que "no es normal" que el voto por correo en La Carolina sea de casi el 17% frente al 2% nacional y que los contratos temporales del Ayuntamiento se multipliquen por cinco en época electoral. Tampoco "es normal" que la papeleta del Senado que se está repartiendo sólo tenga marcado el nombre de Palacios.

Zarrías aludió a las medallas concedidas por el veterano alcalde a la mayoría de los ministros de Aznar, tantas que, según opinó, "se la ha acabado ya la nómina" y tendrá que buscar "en los consejos de ministros de los años 40".

"Lo que ha dicho Gaspar es lo que había que decir", dijo Chaves suscribiendo las palabras de su consejero. El presidente andaluzse refirió a la situación política en La Carolina y reflexionó sobre las mayorías políticas para rematar con una exigencia al candidato del PP a la presidencia del Gobierno. "El que se tenga la mayoría no puede legitimar para no respetar a una minoría. Eso es fundamentalismo democrático y utilizar la política en provecho personal. Y si el señor Rajoy se le llena la boca hablando de regeneración democrática, cuántas oportunidades puede tener para demostrarlo. Que venga a La Carolina y empiece por aquí".

En otro momento, Chaves utilizó la crítica indirecta al afirmar que a él no se le ocurriría "marginar a nadie o chantajear a otros que no comulguen con la ideología socialista" porque él es el presidente "de todos" los andaluces.

Y como tal recriminó al PP y, sobre todo, a José María Aznar el haber ninguneado a Teófila Martínez en el mitin del domingo en Sevilla, en el que el presidente del Gobierno se limitó a dar las gracias a la aspirante popular a la Junta. Chaves encontró un filón en la frialdad de Aznar con Martínez, hasta el punto de decir lo siguiente: "El desprecio y la falta de consideración hacia Andalucía también se manifiesta hacia la candidata del PP. Pienso que se merece más respeto desde dentro de su partido y de sus presuntos compañeros, como yo se lo he tenido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de marzo de 2004