Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los trabajadores de Tabacalera se encierran en la Catedral de Sevilla

Los trabajadores de la fábrica de tabacos de Altadis en Sevilla se encerraron durante el día de ayer en la Catedral sevillana e izaron una bandera de 50 metros en la Giralda, para exigir a la dirección de la empresa el mantenimiento de todos los puestos de trabajo y denunciar el "maltrato psicológico" que la empresa está ejerciendo sobre la plantilla. La presidenta del comité de empresa, Josefa Medrano, justificó el encierro por la actitud de Altadis, que "mantiene su intención de cerrar la fábrica de Sevilla" y aseguró que la dirección mantiene un "maltrato psicológico" destinado a "desanimar" a los trabajadores. A pesar de ello, Medrano ha afirmado que la plantilla "seguirá luchando", como vienen haciendo desde hace siete meses.

Para la responsable sindical es "inconcebible" que Altadis quiera irse de Andalucía cuando está obteniendo "beneficios de miles de millones de euros". En su opinión, es un "escándalo" que nadie "pare los pies" a la empresa de tabacos en su intención de "dejar en la calle a decenas de trabajadores".

En estos momentos, Altadis aún no ha presentado el expediente de regulación porque, según Medrano, "no quieren perjudicar en plena campaña electoral al ministro de Trabajo, el señor Zaplana". "Cerrarán la fábrica cuando pasen las elecciones y ya no afecte electoralmente al PP", apostilló.

También exigió un "compromiso efectivo" de los partidos e instituciones ya que, hasta ahora, "sólo han demostrado buena voluntad y poco más". Medrano hizo especial mención al PP, calificándolo de "hipócrita" porque "en Andalucía nos defiende y en Madrid vota en contra de resoluciones a favor del empleo en Altadis".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de febrero de 2004