Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

El señor Trillo y el islote de Perejil

En unas palabras pronunciadas recientemente en un acto de militantes del PP, el señor Trillo manifestó que le habría gustado haber sido ministro de Defensa ocho años antes para haber podido "tomar" la isla de Perejil, de manera que los pescadores españoles pudieran pescar "en aguas marroquíes".

Si no me equivoco, "tomar" equivale a "conquistar", es decir, apoderarse por la fuerza de lo ajeno, con lo que el señor Trillo reconoce que el islote no pertenece a España, sino a Marruecos. El que se refiera a aquellas aguas como marroquíes abunda en este sentido. El Gobierno marroquí no tendría, pues, razón para ofenderse por las palabras del señor Trillo, si no fuera por haber expresado éste su deseo frustrado de haber "tomado" el islote ocho años antes. En un artículo titulado El falso contencioso de la isla del Perejil, que publiqué en EL PAÍS (17 de julio de 2002), decía yo, como historiadora, estudiosa de las relaciones entre España y Marruecos, que no existía ningún tratado entre los dos países, ni ningún otro tipo de documento histórico que probase que Perejil pertenece a España.

Hay, sin embargo, todavía gente que sigue utilizando el verbo "recuperar" (es decir, volver a tomar posesión de lo que a uno le pertenece) para referirse al desalojo por el Ejército español de los cuatro gendarmes marroquíes que se habían instalado días antes en el islote. El verbo "tomar" que utiliza el señor Trillo nos parece más exacto. Sólo que eso de "tomar" suena hoy anacrónico, a siglo XVI, a la conquista de enclaves en el litoral norteafricano en la lucha contra el turco. ¿Quiere el señor Trillo con la toma de Perejil emular al cardenal Cisneros con la toma de Orán?-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de febrero de 2004