Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad reconoce una "grave" carencia de especialistas médicos

Geli admite "dificultades" para cubrir las 700 jubilaciones de este año

La falta de médicos especialistas se ha convertido en un "grave problema" para el Departamento de Salud. Su titular, Marina Geli, reconoció ayer que tiene "verdaderas dificultades" para cubrir las vacantes de varias especialidades médicas, entre ellas pediatría, anestesiología y radiología. Geli reclamó al ministerio más poder para las autonomías para la fijación del número de plazas de formación de médicos MIR.

La carencia de especialistas afecta a la atención primaria, pero también a los hospitales. El Departamento de Sanidad ha iniciado un estudio para cuantificar el déficit de médicos de cada especialidad, según anunció ayer la consejera Marina Geli. Pese a que todavía se desconocen las cifras, la consejera ya avanzó que se trata de un problema de envergadura que requiere una solución urgente.

En los últimos años, Cataluña ya se ha visto obligada a contratar especialistas (fundamentalmente anestesistas, pediatras y radiólogos) extranjeros, la mayoría procedentes de Latinoamérica. Geli advirtió ayer de que la nueva Ley de Extranjería ha limitado esta vía que durante unos años ha contribuido a mitigar la falta de especialistas. "Ahora no podemos contratar a todos los médicos que desearíamos, ya que se nos ha reducido el cupo y hay dificultades para ofrecer el permiso de entrada al país a estas personas y para validar sus títulos profesionales", lamentó la consejera.

El problema se agravará, según alertó Geli, con la jubilación de 700 profesionales médicos, muchos de ellos especialistas, que ya han cumplido los 65 años y a los que el Estatuto Marco, aprobado por el Gobierno central, les obliga a dejar de trabajar a lo largo de este año. Otro de los motivos que han contribuido a agravar el problema es, según Geli, la reducción paulatina de especialistas procendentes de otras comunidades autónomas, que han optado por quedarse en su territorio al ver mayores expectativas profesionales con el progresivo traspaso de competencias en materia de Sanidad.

Competencia ministerial

La raíz de la carencia de especialistas, según la consejera, está en el sistema de adjudicación de plazas de formación de médicos (MIR), que es competencia del Ministerio de Sanidad. El Gobierno catalán lleva años demandando que las autonomías tengan mayor poder de decisión sobre la asignación de plazas de formación. Uno de los parámetros que utiliza el Ministerio de Sanidad para asignar estas plazas es el volumen de población. Geli se quejó ayer de que los datos utilizados por el Gobierno son obsoletos, ya que parten de cifras poblacionales no actualizadas y no tienen en cuenta el "elevadísimo" número de pacientes procedentes de otras comunidades o extranjeros que atiende la Sanidad catalana.

La consejera explicó, por otra parte, que un total de 1.797 enfermeras y médicos todavía no se han incorporado a la reforma de la atención primaria y siguen trabajando sólo dos horas y media a la semana, frente a las seis de los profesionales adaptados al nuevo sistema. Geli anunció su compromiso de intentar pactar con estos médicos su incorporación al sistema reformado. La mayoría de estos profesionales están concentrados en ciertos ambulatorios, especialmente en Barcelona. "En algunos de ellos, el personal no reformado representa el 25 % de la plantilla", explica la consejera.

De estos facultativos, medio millar son médicos de familia que atienden a una población cercana al millón de personas. "Esto significa un agravio comparativo para estos pacientes, que sólo tienen disponible a su médico de cabecera dos horas y media diarias", recalcó ayer Ramón Morera, responsable de la División de Atención Primaria del Instituto Catalán de la Salud.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de febrero de 2004