Fomento rechaza que la costa vasca esté desprotegida

El ministerio anuncia que recuperará los restos del 'Diana 1' durante el próximo verano

El Ministerio de Fomento aseguró ayer que dispone de los medios materiales y humanos necesarios para afrontar operaciones de salvamento marítimo en la costa vasca. Fomento replicaba así a las críticas que miércoles le lanzó el consejero de Transportes, Álvaro Amann, quien acusó al departamento que dirige Francisco Álvarez-Cascos de "irresponsable" por carecer de un plan de salvamento y los medios necesarios para afrontar los naufragios en la costa de la comunidad autónoma. Amann puso como ejemplo el hundimiento el 17 de enero del carguero portugués Diana 1 en el puerto de Bilbao. En esa ocasión, un helicóptero de salvamento tuvo que acudir desde Gijón para rescatar a los ocho tripulantes que permanecían en el barco, a la deriva y chocando contra las rocas.

El director general de Marina Mercante -dependiente de Fomento-, José Luis López-Sors, se reunió ayer en Vitoria con el delegado del Gobierno central, Carlos Urquijo, a quien explicó las circunstancias del hundimiento y las acciones que tiene previsto desarrollar Fomento para rescatar los restos del carguero hundido. Según López-Sors, los medios con los que cuenta Marina Mercante para el salvamento marítimo son suficientes para Euskadi y para el conjunto de España. "La costa vasca no está desprotegida", sostuvo.

Respecto a la acusación de Amann de que sólo existe un helicóptero especializado en rescate para toda la costa cantábrica, López-Sors precisó que en la actualidad el ministerio cuenta con cinco helicópteros de este tipo para toda España. Uno de ellos tiene su base en Galicia, otro en Gijón (el que acudió hasta Bilbao) y el resto se reparten entre Jérez, Canarias y Valencia. "Son suficientes", zanjó.

En cuanto a la recuperación de los restos del Diana 1, cuya popa se encuentra a unos 14 metros de profundidad y la proa a 24, el director de Marina Mercante anunció su rescate para el próximo verano, cuando los buzos y las máquinas pueden realizar mejor su trabajo porque el mar está más tranquilo. La cercanía de los restos a la escollera del puerto y el efecto de flujo y reflujo de las olas complicará los trabajos, pero la ausencia de combustible y que la chapa del barco sea fina facilitarán la tarea.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS