La delegada del Gobierno asegura que Extranjería ya no sufre colapsos

Ni colas interminables ni expedientes atrasados en los cajones. Ésta es la situación de la oficina de extranjería de Barcelona, según la delegada del Gobierno en Cataluña, Susana Bouis, quien ayer aseguró que el tradicional colapso de este servicio ha tocado a su fin gracias al incremento de plantilla y a la generalización de la atención telefónica.

A una semana del comienzo de la campaña electoral, la delegada del Gobierno hizo ayer balance de la gestión de la oficina de Extranjería y aseguró que en ella todos los trámites se realizan en un máximo de cinco semanas, y que los inmgrantes no tienen necesidad de hacer "ningún tipo de cola".

A ello ha ayudado la puesta en marcha de una nueva línea telefónica, que permite a los inmigrantes concertar cita para entregar su documentación y las solicitudes de regularización, renovación o reagrupación familiar.

Muchos de ellos, sin embargo, se quejan de que el teléfono de información habilitado para tal finalidad (93 520 14 10) se halla colapsado permanentemente y que casi nunca consiguen comunicar con la oficina. Eso está creando, según los afectados, una cola "invisible" lejos de la atención mediática y social. Ayer a mediodía este diario intentó en tres ocasiones ponerse en contacto telefónico con la oficina de Extranjería. No hubo éxito. La delegada del Gobierno advirtió de que todavía faltan "algunos retoques" en el servicio y recordó que también puede solicitarse día y hora a través de internet (cita@oue.barcelona.map.es).

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 19 de febrero de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50