Una huelga en un centro granadino obliga al traslado de maltratadas

La huelga que desde el pasado lunes secundan las ocho trabajadoras de la casa de acogida de Granada ha obligado a la Dirección General de la Mujer de la Junta a derivar los casos de mujeres maltratadas y de sus hijos a otros centros de atención de la comunidad. Las trabajadoras, que han anunciado un paro hasta el próximo 14 de marzo, denuncian el "acoso laboral" al que se han visto sometidas desde la publicación, en febrero de 2003, del convenio colectivo, "firmado en todas las provincias, excepto en Granada, porque en ningún momento se participó en la negociación", criticó Encarnación Soto, portavoz de las trabajadoras en huelga.

Desde entonces, las trabajadoras de Granada han sufrido cambios injustificados de horarios y de despacho, imposición de órdenes y ocultación de información necesaria para atender a las usuarias. Esta situación "ha provocado el despido improcedente de tres compañeras", subrayó Soto.

De otra parte, el secretario de la federación de Servicios de UGT Andalucía, Antonio García, que se reunió ayer en Jaén con las delegadas de las casas de acogida de Córdoba, Huelva, Jaén, Almería y Sevilla, criticó la actitud de las ocho trabajadoras por no aceptar el convenio que, finalmente, el pasado 9 de febrero firmaron "12 trabajadoras que representan el 55% de la plantilla en Granada", apuntó García.

Éste lamentó el daño que está sufriendo el servicio de atención a las mujeres maltratadas, gestionado por la empresa concesionaria Andaluza de Gestión Integral de Servicios Especializados. Además, Antonio García puntualizó que no ha habido despidos sino extinción de contratos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS