Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Lo que vale Suso

Espero no incurrir nuevamente en paternalismo con Suso de Toro si acepto sin rechistar su dictamen de que desde hace años me inquieta la imagen que tiene de España. En efecto, me tiene sumamente inquieto: estoy en un sin vivir. También ahora me abruma la explicación detallada que ofrece de esa imagen como contrapuesta a la de Aznar, alcanzando gran vuelo teórico en su reciente artículo. Y por supuesto me maravilla que haya acertado siempre en política, en los años ochenta y hoy, aunque yo -que me he equivocado siempre- también tengo cierto mérito (la tenacidad, por ejemplo). Pero, hombre, lo que más le envidio es precisamente esa capacidad autoirónica que Dios le ha dado. ¡Ojalá fuese yo capaz de no tomarme en serio y de no ir por ahí dándome truculentos aires de importancia, como consigue él! Pero nada, resignación...

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de febrero de 2004