Una sociedad de Fernando Roig pagó 153.378 euros en tres años a la empresa Carmacas de Fabra

La empresa Cottocer, SL, que tiene como apoderado a Fernando Roig, facturó a Carmacas, la sociedad que el presidente del PP de Castellón, Carlos Fabra, formó con dos de sus hijos, 153.378,28 euros entre los años 2000 y 2002, según se desprende de los balances presentados por el propio Fabra ante el juzgado. El presidente del Villarreal CF y presidente de la empresa cerámica Pamesa, Fernando Roig, forma parte desde hace años del círculo que el presidente del PP de Castellón, Carlos Fabra, ha calificado de "amigos". Pero además de amigo, Roig es cliente de Fabra, tal como demuestran los balances de la empresa de Fabra, Carmacas, que él mismo presentó ante el juzgado número 1 de Nules, donde se investiga al también presidente de la Diputación de Castellón por la presunta comisión de "uno o varios" delitos contra la administración pública.

Según los balances, Roig, a través de la empresa Cottocer, SL, ha sido cliente de Carmacas, la sociedad que Fabra formó con sus dos hijos, desde el 2000, fecha en la que se creó la empresa. Cottocer, al igual que Pamesa Cerámica, tiene como presidente a la sociedad Nomar Patrimonial, SL, empresa de la que, a su vez, Fernando Roig es administrador único, según el Registro Mercantil.

Los documentos reclamados por la juez y aportados por Fabra exponen cómo Roig ingresó 153.378,28 euros en las arcas de Carmacas durante los años 2000, 2001 y 2002.

En 2000, Cottocer facturó a la sociedad del líder del PP de Castellón 55.753 euros que, entonces, se cifraron en más de nueve millones de pesetas. Los datos de aquel ejercicio muestran como ésta fue la misma cantidad que Fabra cobró a Comercial de Industrias Químicas Arcavi, una de las empresas del industrial Vicente Vilar, quien le acusó de cobrarle por la realización de gestiones políticas que, según dice, le pagó a través de unas facturas en concepto de unos informes "inexistentes". En el mismo balance aparece otra de las empresas de Vilar, Naranjax, a la que ese año Carmacas facturó cuatro millones de pesetas.

Esta redacción intentó ayer, sin éxito, localizar a Fernando Roig con el fin de conocer a qué tipo de trabajos corresponden las facturas emitidas por la empresa de Fabra, creada para realizar servicios en materia de asesoramiento laboral y de formación para prevención de riesgos laborales.La firma Cottocer precisó también del trabajo de Carmacas en 2001, según se desprende de los balances, dado que le facturó, entonces, 6.960.000 pesetas cantidad, en cualquier caso, inferior a la cobrada a Naranjax, la empresa de Vicente Vilar, que ascendió a 13.920.000 pesetas. Durante el año 2002, Carmacas ya no facturó a Naranjax pero sí lo hizo a Artemis, la sociedad creada por la esposa de Fabra, Amparo Fernández, y la ahora ex esposa de Vilar, Monserrat Vives. La cuentas reflejan un pago de 83.660 euros, mientras que la empresa de Fernando Roig pagó 55.773,92 euros, lo que supone un pago de 13.943 euros al trimestre, tal como indican los saldos.

Los informes que Carlos Fabra presentó al juzgado para justificar las facturas emitidas a Vicente Vilar son, en un caso la transcripción de parte de una guía sobre prevención de riesgos laborales de la Unión de Mutuas y de una ponencia presentada por una consultora en un congreso, y en otro caso, un resumen comentado sobre los artículos del texto de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

En las cuentas de la empresa de Carlos Fabra aparecen otras empresas en el apartados de clientes y proveedores. La Unión de Mutuas, de la que Fabra es consejero, también aparece en los balances de los tres años. En 2000, con una cantidad de 3.614.929 pesetas, en 2001 con más de diez millones de pesetas y en 2002 con 52.578,90 euros. Así, se desprende que aunque Fabra no cobra ninguna retribución por ocupar el puesto de consejero, según el registro de actividades que él mismo presentó en la diputación, sí cobra de la entidad, presumiblemente, por su mediación como agente de seguros, y pese a que Unión de Mutuas ha suscrito, al menos, dos contratos con la corporación provincial.

Coches y restaurantes

En las cuentas de Fabra se descubre también a Tirado Asociados, con unas cantidades que alcanzan desde los 477.000 pesetas del primer año a las 679.613 de 2001.

Entre las "curiosidades" del balance contable aparecen el Restaurante Casa Lucio y cobros de otros dos conocidos restaurantes de Castellón, así como de una marisquería.

Los balances reflejan también los leasing contratados con los que Carlos Fabra, según dijo, está pagando dos coches, un Jaguar y un Mercedes. Igualmente aparecen los pagos a la empresa constructora de la casa escriturada a nombre de la empresa en Pozuelo de Alarcón. El balance de 2002 señala en su memoria que el capital social de la empresa es de 3.000 euros y que no existe deuda cuyo valor residual sea superior a cinco años. También recoge que existe una cuenta de crédito abierta a nombre de Carlos Fabra Carreras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 19 de febrero de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50