Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arenas acusa a los socialistas de provocar una "herida" en el Pacto Antiterrorista

El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de la Presidencia, Javier Arenas, dio ayer carta de naturaleza a las insinuaciones del PP y del propio José María Aznar, a lo largo de la precampaña electoral, al asegurar que el mantenimiento de la alianza del PSC y ERC en Cataluña provoca una "herida" en el Pacto Antiterrorista, firmado entre el Ejecutivo central y los socialistas en diciembre de 2000, y al proponer al PSOE que, tras las elecciones generales del 14 de marzo, se haga una reflexión muy a fondo sobre su funcionamiento. El socialista Alfredo Pérez Rubalcaba acusa a Aznar y Arenas de "utilizar electoralmente el Pacto Antiterrorista".

Arenas aprovechó la presentación del libro Veinticinco años de la Constitución, en la Real Academia de la Historia, para denunciar el incumplimiento del Pacto Antiterrorista por parte de los socialistas, tras el mantenimiento del acuerdo de gobierno entre el PSC y ERC, una vez que el líder republicano catalán, Josep Lluís Carod Rovira, se entrevistara con dirigentes de ETA, en Francia, el pasado enero.

El vicepresidente segundo precisó su denuncia al asegurar que es "responsabilidad" del presidente de la Generalitat catalana, el socialista Pasqual Maragall, y del secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, "exigir a la persona con la que se gobierna que le cuente a la policía cuáles son los datos que tiene sobre ETA y sobre el terrorismo porque todavía no se los ha contado", en alusión a Carod Rovira. Arenas redondeó que "eso es lo que está en el espíritu del Pacto Antiterrorista".

Arenas también retó al presidente de la Generalitat a intentar que el Gobierno tripartito catalán haga una declaración de apoyo al Pacto Antiterrorista. Arenas se adelantó a la respuesta al expresar su convencimiento de que, aunque Maragall lo intentara, no lo conseguiría ya que ERC se ha mostrado contraria a dicho pacto.

"El PP es el primer agresor"

Pérez Rubalcaba, vicecoordinador del Comité Electoral del PSOE y negociador socialista del Pacto, replicó que "el PP es el primer agresor del Pacto Antiterrorista", ya que el punto primero del acuerdo señala que éste debe quedar al margen de las contiendas electorales. Dice expresamente: "Manifestamos nuestra voluntad de eliminar del ámbito de la legítima confrontación política o electoral entre nuestros dos partidos las políticas para acabar con el terrorismo".

Pérez Rubalcaba teme que "el PP haga como lema de esta campaña electoral la utilización del Pacto Antiterrorista contra el PSOE", con lo que "el único beneficiario sería ETA". Recordó, en este sentido, cómo Aznar, en un mitin celebrado el martes en Calatayud (Zaragoza), dio el banderazo de salida de esta estrategia al arremeter contra el PSOE por el mantenimiento del pacto de gobierno en Cataluña entre el PSC y ERC.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de febrero de 2004