Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los trabajadores acusan al Gobierno de querer el cierre de los astilleros

El Ejecutivo replica a los sindicatos que la "violencia" dificulta conseguir contratos

El comité de empresa del astillero de Sevilla hizo ayer balance de las últimas movilizaciones, que se han saldado con una veintena de heridos tras varios enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. Arropado por casi un millar de operarios, el comité de empresa acusó al Gobierno de querer acabar con el sector naval negándose a aceptar contratos. El Gobierno, por su parte, advirtió a los sindicatos de que la "violencia" no resuelve el problema de la carga de trabajo.

Los astilleros andaluces están bajo mínimos. La falta de nuevas contrataciones en las factorías de Cádiz, Puerto Real, San Fernando y Sevilla está provocando su "paralización". Así lo denunció ayer el presidente del comité de empresa de Sevilla, Ignacio Sánchez, quien cree que el Gobierno está maniobrando para eliminar el sector público naval.

Para el dirigente sindical, el Gobierno está provocando la asfixia del grupo Izar "de forma intencionada" para hacer "una reconversión drástica en el futuro, y todo por incapacidad política". Sánchez añadió: "Plantean que no hay contrataciones, pero también sabemos que la intención es de que no las haya". Añadió que Izar, que está encuadrada en la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), está "mintiendo" y que de forma deliberada no se realizan contrataciones para los astilleros andaluces. "Tememos que con esta actitud quieran crear las condiciones para que haya una reconversión importante en el sector y nos quedemos sin trabajo, sin personal y sin actividad", añadió.

El presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), Ignacio Ruiz Jarabo, replicó a los sindicatos de que las dificultades del grupo Izar para aumentar su carga de trabajo no se resuelven "con violencia callejera" ni con sindicalistas que porten "pasamontañas, tirachinas y bolas de acero", informa Europa Press. Lamentó la actuación de los sindicatos en este conflicto y afirmó que para conseguir nuevos contratos y defender los puestos de trabajo la mejor vía es la del diálogo. En su opinión, la estrategia de los sindicatos de la empresa está "claramente politizada", pues están utilizando la "violencia y la tensión" para intentar imponer "por la fuerza" sus posiciones.

El presidente de la SEPI insistió en que la única forma posible de solucionar el problema del convenio colectivo es recurrir a un arbitraje consensuado que decida los contenidos del convenio "de forma rápida, civilizada y pacífica".

Denuncia de los sindicatos

Por otro lado, el comité de empresa del astillero de Sevilla advirtió de que interpondrá una denuncia contra las fuerzas de seguridad por su actuación en los incidentes registrados el pasado jueves en la factoría.

Los trabajadores han pedido a los abogados de UGT y Comisiones Obreras para que realicen un informe de la actuación de los agentes y posteriormente estudien interponer una denuncia. Denunciaron que los botes de humo usados por la Guardia Civil, tienen elementos "desconocidos" y que los efectos en los manifestantes "hicieron estragos". Una veintena de los operarios que se enfrentaron con los agentes tuvieron que ser trasladados a la enfermería de la factoría para ser atendidos.

Para Ignacio Sánchez, la composición de estos artificios lacrimógenos es una misterio que debe desvelarse. "Entendemos que estos botes de humo tienen algo que desconocemos qué puede ser, pero desde luego eran una auténtica barbaridad", afirmó Sánchez, que añadió que los gases no "no permitían ni respirar, ver y quemaban la piel de una forma tremenda". El presidente del comité de empresa añadió que en ocasiones precedentes la policía ha usado botes de humo, pero que no provocaron los efectos causados por los empleados por la Guardia Civil.

Por su parte, el presidente de la Junta, Manuel Chaves, criticó ayer la "falta de sensibilidad" demostrada por la SEPI en este conflicto y se mostró dispuesto a ofrecer la "mediación" de la Junta si es solicitada por los partes implicadas, SEPI, sindicatos y trabajadores de Izar. Chaves expresó su más rotundo rechazo a los "matices violentos" que han adquirido las protestas de los trabajadores de los astilleros en Cádiz y Sevilla, aunque dejó claro que considera "justas y razonables" sus reivindicaciones. También dijo que la alcaldesa de Cádiz y candidata autonómica del PP, Teófila Martínez, no puede inhibirse en este asunto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de febrero de 2004