Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mauricio Electorat gana el Biblioteca Breve con 'La burla del tiempo'

La novela revisa con ironía los sueños revolucionarios en Chile

Una novela sobre el diálogo entre el presente y el pasado, sobre el intercambio entre Europa y Latinoamérica, obtuvo ayer el Premio Biblioteca Breve de Seix Barral, dotado con 30.050 euros. La burla del tiempo, de Mauricio Electorat (Santiago de Chile, 1960), narra el "sueño de una revolución" en Chile de finales de la década de 1970 y revisa este proceso desde el París actual "con el tono irrisorio que resulta todo 20 años más tarde".

"Una arriesgada apuesta formal por la oralidad, con un estilo nítido y preciso, un ritmo trepidante y una mirada irónica que seducen al lector y le impiden dejar la lectura", resaltó de esta novela el jurado compuesto por Pere Gimferrer, Eduardo Mendoza, Rosa Regàs, Jorge Volpi y Adolfo García Ortega. Los miembros del jurado destacaron también la ambición de La burla del

tiempo, escrita en primera persona, aunque en dos tiempos y escenarios distintos. Mauricio Electorat narra esta novela del exilio desde la voz de Pablo Riutort, un adolescente que comienza a militar en la izquierda durante la dictadura de Pinochet y que, años más tarde, se reencuentra con un antiguo compañero y delator.

El autor revisa también con tono irónico la relación entre la intelectualidad europea de finales de 1970 y los chilenos perseguidos por la extrema derecha. "Quería mostrar cuántos tópicos se enhebraron en esa relación especular y falsa que se construyó entre ellos. Era muy fácil decir qué había que hacer en Chile desde la tranquilidad de un café de París", argumentó ayer Electorat rodeado por el jurado. El escritor añadió que uno de sus principales intereses era "introducir en la literatura el eco de cierta habla de Chile. Muchos escritores, en esta época de globalización, tienen miedo a usar este lenguaje y persiguen un español estándar que ni siquiera existe". Electorat, que reside actualmente en París, abandonó en 1981 Santiago de Chile y se trasladó a Barcelona. Ésta es su segunda novela tras El paraíso tres veces al

día, que obtuvo en su país el Premio del Consejo Nacional del Libro y la Lectura y el Premio Municipal de Santiago de Chile.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de febrero de 2004